Categorized | Humedales Bogotá

Aves de los humedales Bogotanos

Por: Daniel Bernal

Nuestros humedales bogotanos se caracterizan por tener una alta diversidad de aves, aunque parezca increíble en nuestra ciudad, una metropolis de 8 millones de habitantes con una terrible historia de destrucción de ecosistemas,  todavía sobreviven unas 150 especies de aves y en toda la sabana de Bogotá unas 200 especies.

La avifauna es muy fácil de apreciar en nuestra ciudad, solo es sentarse a observar y escuchar por un rato en cualquier humedal o zona verde, las aves, sus vuelos y cantos. En esta primer artículo mostraremos algunas de las más comunes y representativas de nuestros humedales.

Aves en Bogotá

1. Copetón o gorrión andino (Zonotrichia capensis).

Copetón

Copetón alimentando a un chamón Copetón

El ave más característica de nuestra ciudad, sus hermosos y armoniosos cantos alegran todo el día el ambiente.

Prefiere estar cerca del hombre en patios de casa, jardines, parques, bordes de potreros y cultivos; también habita en los humedales y rastrojos. Busca su alimento de semillas y pequeños insectos brincando sobre el suelo o los prados, u ocasionalmente en vegetación más alta. Los machos cantan desde perchas más o menos altas como ramas de arboles o techos. (1)

Sus colores rufos y su copete lo hacen tan característico, últimamente se ha visto afectada por el chamón (Molothrus bonaerensis) quien parasita su nido, aunque no consideramos que lo ponga en peligro pues los copetones son muy abundante. Ya hemos documentado este parasitismo en un articulo pasado: Parasitismo de cría, chamón y copetón.

 

2. Paloma torcaza o abuelita (Zenaida auriculata).

Paloma torcaza

Paloma torcaza juvenil Paloma torcaza

Otra especie muy común en nuestra ciudad, frecuenta una gran diversidad de ambientes abiertos incluyendo jardines, potreros, cultivos, humedales y rastrojos. Por lo general se encuentra en grupos alimentándose en el suelo pero anida en parejas. Durante los últimos años la población de especie ha crecido enormemente, posiblemente debido al calentamiento de la Sabana. Cafecina con manchas negras en la cara y las alas; timoneras laterales con puntas rojizas, tienes puntos y manchas negras por su cuerpo. (1)

 

3. Mirla (Turdus fuscater).

Mirla

Mirla Mirla

Una de las aves más comunes de la Sabana de Bogotá; grande (33cm), oscura, con alas anchas y cola larga, el macho tiene un anillo ocular amarillo. Se encuentra en una amplia gama de habitats, desde parques urbanos y jardines hasta potreros, rastrojos, setos, matorrales y bosques afuera de la ciudad; frecuentemente se posa sobre antenas, cables y edificaciones (1). Produce un hermoso canto antes del amanecer, cuando aun esta oscuro, es bastante variado y melodioso. La acusan de matar y comerse los copetones y palomas, la verdad es que si los puede picar y producirles graves heridas debido a su territorialidad, pero no son carnívoras, también pincha y daña los huevos de otras especies.

 

4. Focha o tingua pico amarillo (Fulica americana).

Focha

Focha juvenil Focha adulto y juvenil

La tingua más grande (33 a 36cm), tiene pico blanco, corto y grueso dirigido hacia abajo, con un anillo castaño incompleto en la punta. Inmaduros más claros y cafecinos por encima, blancos por debajo y pico blancuzco, las crías son de colo rojizo y plumaje abundante.

Es bastante acuática, se encuentra en lagos y humedales con aguas abiertas. Generalmente gregaria pero muy territorial y agresiva en epoca reproductiva, ataca también otras especies como el pato turrio y el zambullidor u otra clase de tinguas. Antes de levantar el vuelo pataletea sobre la superficie del agua (1). Su canto más común se asemeja al gruñido de un cerdo y es bastante fuerte.

Es abundante en el humedal Santa María del Lago donde tiene comportamientos muy particulares y exclusivos en este humedal. Debido a su cercanía y número de visitantes, estas tinguas se acercan a la gente y comen lo que les arrojan, comportamiento muy particular en esta especie pues naturalmente son ariscas y se alejan de los humanos. Esto puede ser preocupante porque puede irrumpir su proceso natural de alimentación y puede inducir comportamientos no naturales en la especie, pero infortunadamente los visitantes creen que son “paticos” domésticos y les llevan alimentos de cualquier tipo y se molestan cuando se les corrige ese comportamiento.

 

5. Tingua pico rojo (Gallinula galeata).

Tingua pico rojo

Tinguas pico rojo juveniles Tingua pico rojo anidando

Es la tingua más común de la Sabana de Bogotá, su pico rojo es lo que más la caracteriza, tiene plumaje negro con una linea blanca que recorre todo su costado. Cuando es juvenil su identificación es más compleja pues su plumaje es grisaceo  y su pico amarillo claro a oscuro. Sus reclamos son de naturaleza fuerte y ronca, algunos se parecen a los de los micos y chimpances.

Se encuentra en la mayoría de los humedales, no importa su estado de conservación, a veces se encuentra en ambientes muy contaminados con muchas basuras y aguas en pésimo estado. Esto quedo registrado en nuestro artículo: Problemáticas de los humedales a través de sus protagonistas.

 

6. Colibrí común o picaflor (Colibri coruscans).

Colibrí

Colobrí empollando en su nido Colibrí

Es el único colibrí común en la sabana de Bogotá. Su tamaño es grande y su color es verde brillante con una máscara violeta, abdomen azul y banda oscura en la cola. Su canto es un fuerte “chip” repetitivo desde una percha alta de un árbol. Prefiere áreas con árboles a la par que espacios abiertos como parques, jardines, cercas vivas, bordes de plantaciones de árboles y bosques; es agresivo y territorial (1). En ocasiones lo hemos visto persiguiendo aves de gran tamaño como gavilanes y sirirís.

 

7. Gavilán bailarín, maromero o Espíritu Santo (Elanus leucurus).

Gavilán bailarín

Gavilán bailarín Pareja de gavilanes

Tiene como color predominante el blanco, las alas largas y puntiagudas y el vuelo liviano con intervalos de vuelo cernido son distintivos. Dorso gris claro, hombros negros y una mancha negra en la muñeca notable en vuelo desde abajo. Iris rojo, cera y patas amarillas, pico negro.

Prefiere áreas abiertas como campos cultivados y potreros con pasto corto, también humedales con áreas de vegetación baja:  vuela a unos 10 a 15 metros de altura y cuando detecta un ratón, lagartija o insecto grande, se para estático en el aire batiendo lentamente las alas, para caer suavemente sobre su presa si esta no huye. Con frecuencia se posa en lo alto de un árbol aislado en un potrero, o a la orilla de un humedal (1).

Antes de los 70s era muy poco común, pero su número ha ido aumentando bastante y ahora se le puede considerar un ave fácilmente visible en nuestros humedales.

8. Cucarachero común (Troglodytes aedon).

Cucarachero común

Cucarachero común Cucarachero común

Es más pequeño que el copetón, cafecino sin patrón llamativo, con pico fino y cola corta, que a menudo lleva levantada. Su canto es gorgoteante, melodioso y animado, bastante variado, consistenete en trinos  y gorgojeos mezclados. Es uno de los sonidos mas agradables de las zonas rurales de la Sabana y canta durante todo el año. Prefiere vivir cerca del hombre en jardines, fincas, cercas vivas, parque arborizados y a veces los bordes y juncales bajos de los humedales (1). Es activo y curioso y muy difícil para fotografiar.

 

9. Toche o turpial amarillo (Icterus nigrogularis).

Toche

Toche Toche

Los toches son aves bastante comunes en nuestros humedales. En el caso de esta especie de toche, es muy bonito y también tiene un canto que lo hace tan particular y apreciado. Debido a su armonioso canto y vistoso color (sobre todo la especie chrysater) los toches son capturados para ser comercializados como mascotas y encerrados en pequeñas jaulas, todo un crimen contra esta hermosa ave.

Son comunes y fáciles de reconocer por su color amarillo en todo el cuerpo y su mascara de color negro. Su tamaño es de unos 20cm y generalmente se encuentra en parejas o pequeños grupos, zonas pobladas con arboles, arbustos y flores. Les gusta el néctar, por lo cual muchas veces se encuentran en arboles florecidos y comen principalmente insectos, algunos frutos y néctar (1).

 

10. Chulo o gallinazo negro (Coragyps atratus).

Chulo

Banda de chulos Chulo

Su tamaño medio es de 64cm, su cabeza esta desnuda y arrugada y parece pequeña con relacion al cuerpo robusto, postura erecta, alas anchas, cola corta y cuadrada. Plumaje casi por completo negro, cabeza y pico negruzcos, patas blancuzcas. Generalmente se le ve sobrevolando áreas abiertas a centenares de metros de altura en busca de carroña o basura; es la única ave grande que regularmente planea en la ciudad. Es también frecuente verlos posados en arboles, sobre estructuras altas o postes de luz, cerca de un cadáver. es un ave muy fácilmente visible (1).

Infortunadamente son despreciados por algunos ciudadanos que les arrojan piedras y los persiguen, sin conocer su función crucial en nuestra ciudad. Los carroñeros son parte importante en la descomposición de la materia orgánica y sin ellos las plagas harían estragos.

 

11. Garza ganadera (Bubulcus ibis).

Garza ganadera

Garza ganadera Garza ganadera

Esta ave originaria de África, actualmente es común en nuestros humedales. Apareció en la Sabana a comienzos de los 60, la población creció exponencialmente hasta finales de los 90, cuando pareció estabilizarse (1). Es silenciosa, tiene pico amarillo, patas oscuras y cuando es adulto un pequeño mechón café claro sobre en la cabeza.

En el humedal La Cojera apreciamos hace varios meses, miles de garzas anidando y muchas crías: Miles de Garzas en el Humedal La Conejera.

 

12. Sirirí (Tyrannus melancholicus).

Sirirí

Pareja de sirirís Sirirí

Una de las aves más fácilmente reconocibles por su canto, también le llaman Sirilí.

Es un atrapamoscas grande de postura erecta con cabeza gris claro, espalda gris oliva, pecho oliva amarillento y vientre amarillo. Frecuenta áreas abiertas de todo tipo, se ve con frecuencia posado sobre cables de luz, ramas secas de los árboles o antenas de televisión, de donde hace salidas largas para cazar insectos al aire, a veces con maniobras ágiles (1).

Es muy común ver a esta ave atacando y picoteando en vuelo a gavilanes y chulos cuando invaden su territorio, por eso su nombre de  ”tirano”.

Referencias:

  1. Libro: Aves de la Sabana de Bogotá, guía de campo. Asociación Bogotana de Ornitología. 2000. Bogotá, Colombia.

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

Recorridos de observación de aves por Humedales de Bogotá:

Llámanos para visitar los Humedales3115009192

3182445402


18 comentarios de “Aves de los humedales Bogotanos”

  1. Johanna González says:

    Me gustó!!Lindas fotos. Un abrazo.

  2. Hector Nieto says:

    Hay todavía muchas zonas que se pueden declarar Humedales, un ejemplo:
    Bordeando la Gaitan Cortes en el sur, en al cauce creo que es del Tunjuelo, cerca a Colmotores… se puede salvar esa Zona, y tratar de conectarla por medio de Arboles con otras para que las aves se puedan desplazar y ganar territorio, también identificar cuales arboles son los preferidos para los nidos, sobretodo de nuestros copetones, y sembrar.

    Mil gracias y felicitaciones !!

    • Daniel Bernal says:

      Bien dicho Hector, este humedal le llaman la Libélula o Luciérnaga, en la pagina tenemos información al respecto http://humedalesbogota.com/2012/02/08/humedal-la-libelula . Hace unos años el humedal poseía arboles y arbustos que infortunadamente fueron talados por exigencia de los vecinos, para “mejorar” la seguridad del sector azotado por ladrones y delincuentes. Pero al fin de cuentas poco mejoró en seguridad y quedo el “peladero” que se puede apreciar.

  3. JOHN ALVARADO says:

    Excelente!

  4. jasbleady says:

    daniii… está está super ¡¡¡ … cuándo tendremos el placer de ver la segunda parte de este artículo??? esas fotos están hermosas…

    • Daniel Bernal says:

      Gracias por tu comentario Jasbleady, Espero que en poco tiempo ya que las fotos y el material están, espero tener en unos meses varios artículos de nuestras aves incluyendo endémicas, en peligro de extinción, coloridas, cantos, etc.

  5. Gracias por compartir y divulgar en forma tan clara y ecológica la avifauna de nuestros humedales!

    • Daniel Bernal says:

      Gracias por el comentario, la RNOA es una institución que merece nuestro respeto por la labor tan grande que realizan en pro de la conservación e investigación de nuestra avifauna.

  6. julian says:

    Daniel:

    Mil gracias por educarnos a todos sobre la importancia de los ecosistemas que aún quedan en la sabana de bogotá. Es muy triste que desde la colonia se ha ignorado y atentado contra el recurso más importante que tenemos: el agua. Muy interesante saber sobre las especies de aves que tenemos. Felicitaciones por su trabajo, lei su articulo sobre la UNiversidad de la Sabana, muy bien argumentado, es de esperar que el rio intente recuperar sus espacios, aunque ahora lo que veremos es que se va a “encajonar” con cada vez más altos jarillones.

    • Daniel Bernal says:

      Gracias Julian, el grupo trabaja por la difusión de estos temas tan olvidados y que tanto nos afectan y para que personas como usted se unan a nuestra causa.

  7. Daniela says:

    gracias es hermoso besos

  8. Diana says:

    Tengo un copeton bebe donde lo puedo llevar para q no se muera

    • Daniel Bernal says:

      Es complejo, déjalo en algún nido cercano o cuídalo por unos días. Puedes pedir orientación en la Secretaria de ambiente.

  9. Nicolás says:

    Que buen texto , se evidencia gran biodiversidad en la sabana de Bogotá,es nuestro deber de conservar estos ecosistemas tan importantes para los seres vivos, incluidos nosotros mismos.

  10. Marian says:

    Hola Daniel,
    la Focha, Toche, Gavilán bailarín y la Tingua de pico rojo recuerdas en que humedales las observaste?….

    • Daniel Bernal says:

      Hola Marian.
      La focha y el toche en SML.
      La Tingua pico rojo en Jaboque y Salitre.
      El gavilán bailarín en Conejera.

Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] en nuestra ciudad, una metropolis de 8 millones de habitantes con una terrible historia …Via humedalesbogota.com Share this:CompartirFacebookTwitterCorreo electrónicoImprimirMe gusta:Me gustaSé el primero en [...]

  2. [...] Via humedalesbogota.com Share this:CompartirFacebookTwitterCorreo electrónicoImprimirMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente. ← La incipiente sequía: ¿bendición o maldición? [...]


Deja un comentario

Recorridos por los Humedales

Conozca los Humedales

@humedalesbogota

Introduzca su Email para suscribirse y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Join 1,361 other subscribers

Fotos de Humedales

Flor de Loto en SML
P1300023.JPG

Archivo

%d bloggers like this: