Monjita bogotana en el humedal La Libélula

Por: Daniel Bernal

Monjita bogotana en La Libélula

Cada humedal de nuestra ciudad tiene sus propias particularidades, el humedal o pantano La Libélula es un lugar reconocido por su proceso social, por sus mingas, por su proceso ancestral o por su historia, pero poco hablamos de su biodiversidad.

La poca vegetación existente en el humedal, donde predomina el pasto kikuyo y algunas especies introducidas, el  estar rodeado de muchas montañas destruidas o afectadas por la minería, gigantescas fabricas y empresas como vecinos incluida una estación eléctrica, y su único vecino verde, el Parque Tunal, convierten a La Libélula en un oasis en medio de un territorio poco verde.

La vegetación es en mayoría de especies introducidas, como la acacia, los eucaliptos, la higuerilla y el abundante pasto kikuyo por todo el humedal.

Pero en cada recorrido encontramos y contabilizamos nuevas especies de aves. Una muy llamativa en nuestros humedales y que pudimos registrar es la Monjita bogotana (Chrysomus icterocephalus bogotensis), la observamos en medio de las higuerillas del sector de las huertas en el norte del humedal.

Monjita en la Libélula Garza real (Ardea alba)

También hemos observado aves típicas de humedales como el Gavilán maromero (Elanus leucurus), la tingua pico rojo (Gallinula galeata), la garza real (Ardea alba), la garza ganadera (Bubulcus ibis), copetones (Zonotrichia capensis) , mirlas (Turdus fuscater), palomas torcasas (Zenaida auriculata), , cernícalo americano (Falco sparverius), carbonerito (Diglossa humeralis), chamón (Molothrus bonariensis), chirlobirlo (Sturnella magna), sirirí (Tyrannus melancholicus), alcaravan (Vanellus chilensis), cucarachero comun (Troglodytes aedon), bichofue (Pitangus sulphuratus), andarrios solitario (Tringa solitaria) y el colibrí orejivioleta (Colibri coruscans).

Garzas bueyeras (Bubulcus ibis) Tingua pico rojo

La esperanza en La Libélula como refugio de aves es enorme, ya que si con el poco arbolado que tiene se ven aves y sumamos  el gran proceso de arborización y siembra de plantas que realiza la comunidad con el CEJ (Centro Experimental Juvenil) el humedal promete en unos pocos años ser un buen sitio para pajarear.

El mismo día del registro de la monjita observamos, sobre la ribera del río Tunjuelo que se ve de fondo color café, un colibrí común juvenil (Colibri coruscans), hermoso registro:

Colobrí sobre la ribera del Río Tunjuelo

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

Daniel Bernal

@humedalesbogota @HumedalesCO @LaFeriAmbiental @REtroCDprograma; Ambientalista empírico, Activista cívico; Yoga, Vegetarianismo; Ingeniero Electrónico; Vivo en un humedal.

Deja una respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: