La historia de cómo se le puso la cola al Burro.

Por: Daniel Bernal.

Intervención en el humedal El Burrito

Todo comenzó al recibir la noticia de una amiga ambientalista vecina del humedal que me confirmó los rumores … al humedal lo habían encerrado en latas de zinc.

Quedé pensativo por un rato, mi reacción rápida fue comenzar a comunicar a mis compañeros la noticia y a planear ideas para visibilizar la situación. Afortunadamente mis compañeros publicistas y creativos saben como llamar la atención de forma efectiva y llamativa, yo como Ingeniero solo pensaba en ir a quitar las latas.

Después de un rato surgió la idea en el grupo de ir a pintar el humedal sobre las latas que lo encerraban: ” Si pretenden taparnos el Humedal, les pintaremos el humedal en las latas” fue la consigna.

Al realizar la visita inicial para analizar el terreno, comprobamos el encerramiento, que ademas estaba “protegido” por un alambrado de púas que se convertía en un enorme peligro para los transeúntes.  Sentí desagrado al ver la agresión tan fuerte contra los peatones y contra el humedal, pensé: “no conformes con agredir el ecosistema también agreden de forma directa al peatón, ¿que clase de personas hacen esto?”.

Encerramiento Encerramiento en lastas de zinc y alambrado de púas.

La reunión, posterior a la visita inicial, comenzó y las ideas fluían.  Alejandro Torres, líder ambiental y actual Edil de Kennedy, protector y defensor del humedal El Burro y El Burrito, nos contó los últimos detalles de lo sucedido con el humedal. Intercambiamos ideas y planeamos la acción noviolenta para defender el humedal.

La labor parecía compleja: Convocar “grafiteros” (como yo los llamaba) para pintar el humedal sobre las latas del encerramiento, ellos donarían su trabajo y los organizadores donaríamos los materiales de trabajo, la logística y la convocatoria.

La convocatoria sería algo secreto y publicado repentinamente, pues sabíamos que los afectados tratarían de contrarrestar nuestro trabajo.

Todos animados planeamos la fecha y hora del evento, inicialmente se pensó comenzar a las 6 a.m pero luego, quedamos (por cosas de logística) a las 9 a.m del día Miércoles 10 de Octubre. Todos unidos comenzamos el trabajo.

Con nuestras amigas Linart, Fresa y Diana y el graffitero Oscar Fagua, realizamos las plantillas para facilitar el trabajo. La convocatoria y el comunicado de prensa salió el martes, para que no tuvieran mucho tiempo de reacción los constructores.

Ese Miércoles estaba muy entusiasmado con la idea, al dirigirme en buseta y pasar por el frente del humedal vi como un pintor estaba “blanqueando” las latas. Entré en duda: ¿será que esa pintura evita que el aerosol se pegue en las latas?. Para salir de esta duda pase disimuladamente y comprobé que era pintura blanca y que era perfecta el fondo perfecto para nuestro trabajo, parecía que los constructores pensaron que iríamos muy temprano y que el trabajo sería inmediatamente anulado. ¡Sorpresa!, llegamos más tarde de lo que esperaban.

Pintor blanqueando las latas

Antes de iniciar la actividad un grupo pequeño de personas realizó una ceremonia muisca, en el humedal El Burro, para iluminar la jornada. Orientados por el hermano muisca Carlos, se realizó el pagamento y se pidió permiso para lo que íbamos a hacer, se compartió chicha, tabaco y se le dio el contexto ancestral que debemos darle a estos eventos.

Ceremonia muisca previa al evento Ceremonia

Al llegar al sitio aparecieron mis compañeros y “El Burro” acompañados de el hermano Carlos, quien nos invitó a sentarnos alrededor de lo único verde visible en dicho espacio, un pequeño árbol al borde de la Avenida Ciudad de Cali, una de las más congestionadas y contaminadas de la ciudad. La escena era de película: Un grupo de ciudadanos preparándose para una acción noviolenta, realizando un circulo de la palabra alrededor de un árbol de menos de un metro, al borde de carros y buses a altas velocidades, con un ruido y una humareda insoportable.

Circulo alrededor del arbolito

Henry nos explicó la importancia de estas acciones y como debíamos proteger los humedales que son el útero de nuestra Madre Tierra.  Cuando íbamos a empezar la acción los medios le pidieron explicación a Alejandro “El burro” sobre la situación actual del humedal y mientas lo explicaba, de forma espontanea, nos abrió una ventana al humedal para que todos apreciáramos lo que había detrás de las latas. Lo que antes era una barrera para no ver el interior del humedal, Alejandro lo había convertido en una ventana para ver el mismo. Esta acción que me dejo en shock pues no esperaba para nada esa acción.

Abriendo la ventana al humedal Fotos!!!

Todos viendo el humedal Los niños viendo el humedal

Luego de abrir la ventana al humedal, comenzamos a pintar las latas blanqueadas. La gente espontáneamente tomaba sus aerosoles y sin ninguna planeación pintaba las latas con mensajes y dibujos que hablaban de lo que había detrás de las rejas … un humedal.

Depronto ví que llegaron los “grafiteros” a los que mis conocidos llamaban “artistas”, me pregunte: ¿que tiene de artístico un graffiti?, para mi son solo graffitis, de obras de arte no le veo nada.

Estos “graffiteros” se tomaron dos sitios claves, detrás y debajo de los dos únicos arboles que habían disponibles. Al ver esto comencé a sospechar que sabían mucho de lo que hacían. También nuestro amigo Jairo Alfonso, vecino y defensor del humedal, quien le apodó “El Burrito”, trajo consigo dos escaleras que permitirían observar por encima del muro. Otra forma de protesta contra la agresión de escondernos este bonito ecosistema detrás de unas latas.

Las escaleras Viendo el humedal

Seguimos con la labor fotográfica y por un momento me perdí ayudando y apreciando la obra de arte de Camilito, el hijo de nuestra amiga Jas, un pequeño de 5 años que con su madre pintaron el humedal que estaba detrás de las rejas:

_

Cuando regrese de esta hermosa actividad recibí una gran sorpresa y a la vez una sacudida en mi persona  Esos “graffiteros” habían pintado una obra de arte en defensa del humedal. Otro paradigma se había caído en mi, entendí el valor del graffiti al ver obras de arte expresando sentimientos en un muro de latas.

Obras de arte con graffiti

Luego de haber sido impactado al ver tanta gente participando, compartiendo, jugando con las latas y los sprays decidimos fotografiar cada graffiti con su autor y publicarlo para que fueran reconocidos como parte de esta bonita labor:

Jas y CamilitoCamilito y Jas

_

Artista JotadosJotados

_

Artista Cristhian EspíndolaCristhian Espíndola

_

Artista bohz Bohz

_

"El Burro"        El Burro

__

Nuestra obraHumedales Bogotá

_

Otros “artistas” improvisados:

Agua El territorio no esta en venta

Varios amigos Cuidemos los humedales

Otras obras

Para finalizar el evento nos reunimos con los medios en la biblioteca Virgilio Barco, para contar la historia del proceso. Alejandro la resumió así:

“En el año 2007, solicité a la SDA, oficina de ecosistemas,  que el Burrito fuera asignada como el predio de ampliación del humedal El Burro. Esto quedó plasmado como solicitud en la revisión POT contestada por Fabián Cruz y Libia Hernandez. Con la llegada del Alcalde Gustavo Petro; y de funcionarios en la SDA como Byron Calvachi, Susana Muhamad y Milton Rengifo, en la tarea por liberar territorios para el Agua como adaptabilidad al Cambio Climático, donde se resalta el agua como ordenador del territorio, se dió el ambiente político. La movilización social en la realización de un mural por grupos ambientalistas y sociales esperamos que generará la protección del ecosistema”

Estamos realmente muy agradecidos con los que nos acompañaron en esta labor, y a los que no pudieron los esperamos en nuestras próximas actividades en defensa de los humedales.

Este es el antes del encerramiento (hace unos meses), con el encerramiento y después de la intervención:

Antes de la intervenciónDespués de la intervención

Por ultimo a los 2 días de haber sido realizada la actividad, las latas fueron volteadas y el mural quedo escondido al público, ocultándose el trabajo realizado. Varios vecinos nos escribieron quejándose por esta acción tan torpe, pero … ¿que mas podíamos esperar?. Y para rematar la acción violenta de los constructores, electrificaron el alambrado de púas!!!, que horror.

Afortunadamente el viernes nos enteramos que el humedal estaba protegido ahora legalmente: “La Resolución 1238 de 2012 de la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA), establece al sector mejor conocido como “El Burrito”, ubicado al norte del humedal de El Burro, como un área de protección ambiental.” Sentimos una gran felicidad al saber que el humedal legalmente ya está protegido.

La policía y los medios de comunicación en cabeza de Alejandro, lograron entrar al ecosistema y verificar las acciones que estaban iniciando el desecamiento acelerado del humedal.

La retroexcavadora dañando el humedal Canales para el desecamiento del humedal

Este es solo un logro más por la lucha de nuestros ecosistemas, las acciones continuarán gracias al apoyo de todos, todos unidos por este fin.

Panorámica de la intervención – click en la foto.

Panorámica

Álbum web del evento en Picasa.

Póngale la cola al Burro

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

Daniel Bernal

@humedalesbogota @HumedalesCO @LaFeriAmbiental @REtroCDprograma; Ambientalista empírico, Activista cívico; Yoga, Vegetarianismo; Ingeniero Electrónico; Vivo en un humedal.

Deja una respuesta

8 comentarios sobre “La historia de cómo se le puso la cola al Burro.

  • el octubre 26, 2012 a las 10:33 am
    Permalink

    Felicito y me alegro mucho por el resultado obtenido gacias al compromiso de todos por salvar el ambiente para un mejor vivir de todos los seres vivos comenzando por nuestros congéneres humanos y haber limitado las ganancias de unos pocos que no se han dado cuenta que cuando alguien pierde perdemos todos incluyendolos a ellos, aunque sus cuentas en el exterior diagan lo contrario.
    POR FAVOR DEJENME SABER DE PRÓXIMOS EVENTOS Y DE GRUPOS DE ESTUDIO Y ACCIÓN PARA COMPARTIR ESTA PASIÓN POR EL AGUA EN BOGOTÁ Y EL MUNDO.
    ¡MUCHAS GRACIAS POR SU TRABAJO TAN EFECTIVO!

    Respuesta
  • el octubre 31, 2012 a las 5:59 am
    Permalink

    buen trabajo daniel, pero creo que nos tenemos que multiplicar, pues ellos cuentan con retroexcavadoras y otras maquinas violentas y asesinas, por que matan la fauna de los humedales, nosotros solo contamos con acciones no violentas y la ley bien interpretada, pero si nos organizamos y crecemos en numero, no podran seguir acabando los ecosistemas ni urbanos ni rurales

    Respuesta
    • el noviembre 1, 2012 a las 11:00 am
      Permalink

      Sin duda Efrain, ese es nuestro objetivo en el grupo, que más personas como usted entiendan el gran valor de nuestros ecosistemas y nos apoyen en su protección. Los humedales son muchos y se necesitan muchas manos en la labor, cada cual aporta de lo que sabe y de lo que siente. Lo invitamos a que nos siga apoyando en esta bonita causa.

      Respuesta
  • el noviembre 6, 2012 a las 7:15 pm
    Permalink

    Comparto plenamente las recomendaciones de Daniel …. No solo MANOS, también OJOS vigilantes para reconocer las acciones que atentan contra nuestros ecosistemas bogotanos, y VOCES para denunciarlas con oportunidad y sabiduría …

    Respuesta
    • el noviembre 6, 2012 a las 7:18 pm
      Permalink

      A propósito, hoy martes 6 de noviembre vi una máquina dragadora al interior de la salida nor-oriental de la zona 2 del Humedal Córdoba, sobre la calle 127 con Avenida Córdoba. No sé si son trabajos de “mantenimiento” o qué. Iba de paso y espero averiguar mañana…

      Respuesta
  • el enero 18, 2013 a las 8:56 pm
    Permalink

    Felicitaciones, da mucha alegría ver el éxito de este grupo de locos, románticos, todos debemos ser así,,, que sea un propósito, trabajo de Lunes a viernes y estudio.. no se como ayudar, por ahora un abrazo y gracias

    Respuesta
    • el febrero 6, 2013 a las 11:20 am
      Permalink

      Gracias Hector, invitado a todas nuestras actividades. La unión hace la fuerza.

      Respuesta
  • el enero 28, 2014 a las 7:41 am
    Permalink

    El Sabado Enero 25, veníamos con un grupo de Ubaque de la Romería. Nos enteramos que hubo un atraco horrible en la carretera. Cuando nosotros pasamos ya no habia nada. Pero hubo amigos que por poco los roban.
    Feliz de ver que las intervenciones No Violentas Funcionan.
    Cansados de los robos en las montañas de Bogota.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: