Alejandro Paz, guardian y médico del Tibabuyes

Por: Paola Jinneth Silva M.
Twitter: @Paolasilva93

Humedal Tibabuyes Una buena capa de bloqueador solar, una gorra, botas, pantalones de explorador, chaqueta amplia, una cámara fotográfica, binóculos y un guardaespaldas (celador)  hacen parte del recorrido diario de Alejandro Paz como biólogo marino por las 35 zonas que caracterizan las tierras y paraísos del Humedal más grande de Bogotá: El Juan Amarillo.

 la piscina, Tibabuyes

Pero para entenderlo, hay que tener el gusto de disfrutar bajo la lluvia su labor, las anécdotas y los conocimientos que ha recopilado  durante los 4 años en los que ha realizado monitoreo biológico en la ciudad, es decir, ha observado y fotografiado como cual médico los comportamientos y cambios que ha sufrido el humedal para traducir su estado de salud. Por ello la importancia de conocer un poco de su labor frente a la crisis que enfrenta el humedal.

¿Cómo ha incidido su trabajo en la conservación o no del humedal?

El monitoreo es la línea que tiene una  visión muy global del humedal tanto de lo ecológico como de la interacción con lo urbano, lo que nos permite  tener un tipo de determinación sobre el manejo y las actividades propias del equipo de mantenimiento. Por ejemplo,  realizar un monitoreo de rana permite conocer su ubicación y sus poblaciones y así decidir cómo y dónde realizar mantenimiento. Por lo cual, se le comunica al  personal de mantenimiento dónde no retirar o cómo hacer un retiro de vegetación invasora y sí esto es necesario para no afectarlos. En otros puntos se retira buchón, una especie invasora, y abrimos espejos de agua para que las especies migratorias  identifiquen puntos. Ellas tienen unas rutas bien marcadas para sus migraciones, pero sin embargo donde anteriormente habían espejos de agua y no los identifican puede seguir derecho generando mortandades al no encontrar donde descansar y tomar alimentos. Esto es lo que nos permite que el monitoreo y el conocimiento de estas especies puedan  enfocar nuestras pautas de trabajo en pro de su conservación.

Durante la ejecución de su labor, de observar la naturaleza y analizar sus cambios ¿cuáles han sido sus descubrimientos?

En los tres meses del convenio entre la Fundación Alma y el Acueducto, he recopilado una base de datos de más de 50 especies de aves, dentro de las cuales he encontrado que el humedal ha servido para la reproducción de especies migratorias. Antes no se veía, quizás, por el estado de conservación del mismo… Incluso una de las especies residentes han incrementado en buen número de su población.

¿Qué hora del día es más adecuada para observar las aves?

En la mañana, de hecho mi trabajo puede comenzar desde las 6:50 hasta las 10  AM porque es el momento en la cual las aves son más visibles y activas, lo que me permite observar la interacción del lugar.

¿Cómo se da la interacción entre el humedal y las especies ajenas?

El humedal le presta servicios ecológicos a la ciudadanía como preservar especies que son nativas o endémicas que se encuentran en el libro rojo  o en  peligro de extinción. Por ejemplo, el cucarachero de pantano  está reportado para el humedal Juan Amarillo, lo que significa que este espacio  ha estado apoyando a su conservación… Al igual que el acogimiento de aves migratorias como los patos canadienses y los chorlitos. Pero hay problemas con especies que no son tan ajenas como los perros ferales, que ya no atienden a la voz humana, ellos habitan dentro del humedal y pueden ser un problema porque ellos cazan por instinto pero no se comen el pájaro o el curi. Además, afecta la presencia de vacas y caballos, que de la mano de entidades y alcaldías hemos estado trabajando  para sanear los predios. Y  afectan de alguna manera porque sus eses son posibles vectores, pues hacen que proliferen animales como las moscas y zancudos que pueden ser perjudiciales para el ser humano. Al igual, los propietarios en ocasiones son habitantes dentro del humedal botando basuras y concentrando el estiércol  lo que atrae otros posibles vectores.

¿Quien se encarga del estado de los animales acuáticos?

Bueno, en esta parte necesitamos colaboración de otras instituciones, pues no podemos hacer un muestreo porque no tenemos ni el equipo y la infraestructura. Sí nosotros realizamos pesca o remoción se puede alterar el ciclo natural y se pueden levantar olores, por eso no se hace monitoreo de peces. Sin embargo, hemos tratado de que algunas instituciones nos apoyen con esta labor, como la Universidad Nacional y la Uniminuto,  para saber qué metales pesados puede haber en el agua, qué  algas y cómo se puede ver la pesca. De hecho es crítico porque  al ser zona de reserva no se puede extraer material animal o vegetal para consumo. Aquí  vienen muchos pescadores, porque sabemos que existen especies de carpas y abundan, y que tienen unos tamaños considerables para el consumo humano  pero, sin embargo, está prohibido por ser área de reserva, al igual, no sabemos las condiciones y la calidad sanitaria en la que están las especies  lo que puede ser dañino para la población humana. Por eso mismo no se hacen capturas oficiales y quienes lo hacen por hobby se les decomisa. 

Actualmente, ¿hay algún tipo de sanción económica?

Actualmente no, pero estamos tratando que con la colaboración de la Secretaría de Medio Ambiente se logren; ya que es un área de reserva y esto no se debería hacer.

Si nos devolviéramos a las primeras intervenciones del humedal hasta lo que es hoy ¿qué cambios le resaltaría?

Considero que el humedal ha mejorado bastante. Los trabajos del Acueducto y la Secretaria Ambiental  han hecho que de alguna manera se aíslen las problemáticas del entorno hacia el humedal pero hay presión. Se ha logrado que haya un aislamiento con malla eslabonada perimetral que hace que se dificulte el ingreso de la comunidad al humedal y así no se disponga basuras o escombros. Si recordamos, el tercio alto eran casas donde funcionaban talleres y fábricas de extracción de carbón que afectaba demasiado el humedal, Y desde el 95 se comenzó a trabajar con la comunidad  fuertemente, pues antes no existía el espejo de agua ya que la zona estaba totalmente solidificada  y la gente podía pasar de un lado al otro. Por lo cual Se realizan obras, se retira la población, se realiza el espejo de agua y se sanea los predios invadidos hasta el barrio Santa Cecilia, más allá de Lisboa, casi llegando a los límites del río Bogotá. Y eso ha permitido la recuperación de espacios y la preservación de espejos de agua intactos que han ayudado a la interacción, la alimentación y preservación de especies nativas y migratorias… 

¿Cuál ha sido la actitud de la población aledaña?

Hay de todo, personas que por más que se le cuente, se le hagan talleres, no entienden por qué  deben cuidar esto. Sin embargo, hay otros que son entregados por la causa, es fascinante, pues ellos se dan cuenta de los servicios ecológicos y ambientales para su salud y su familia. Incluso sobre los  problemas sociales como robos y atracos, que sí seguramente  se mejora el humedal esto mejoraría. Pero aún hay problemas con los carreteros que botan basuras y escombros, que aunque no es dentro de las aguas del humedal, los tiran al lado de la malla de aislamiento y la comunidad no puede hacer nada porque tranquilamente a cualquier hora del día los tiran. Es un trabajo que hemos realizado arduamente con colegios, comunidades y sobre todo con los niños para que colaboren en la preservación del espacio.

¿Cuáles son los servicios y el papel de los humedales en Bogotá?

Bogotá es afortunada por los servicios  que los humedales  les prestan a la ciudad. Sí estos cuerpos no existieran la catástrofe por inundaciones sería impresionante ya que el río Bogotá no puede aliviar aguas lluvias, eso lo hacen los humedales; quienes  recogen el agua como una esponja y permiten su conservación para épocas de verano. Al igual liberan el smoke de la ciudad, son 14 pulmones distribuidos por la capital mejorando la calidad del aire. Además son Aulas ambientales, nada mejor para que los niños aprendan los ciclos ecológicos, las plantas, los animales, etc. Sí bien el lugar tiene problemas, también hay ventajas. Y hay que reconocer esa diversidad de ecosistemas, cuidarlos y disfrutarlo… Conocer de plantas, aves, venir fotografiar y disfrutar de esto. Los humedales son víctimas de pasos de vías, predios, construcciones de conjuntos, viviendas y por eso se pierden: La Capellanía está en estado crítico, pasaron dos venidas por la mitad, lo partieron y no se está haciendo nada por ello. Somos afortunados, pero no lo entendemos… Al igual otras ciudades no saben de lo que se están perdiendo…

¿Cómo y quiénes debemos contribuir a la preservación del Humedal?

Todos, desde la persona que va en el carro y bota un papel,  ya que para esa persona pareciera que el papel desaparece,  pero este va a las  alcantarillas y luego llegan a los humedales. Y aunque  vivan en otras localidades es una cuestión de todos: El Estado, las entidades, los colegios, las juntas, las organizaciones… todos. ¿Cómo? No botando basuras en la calle, acatar los usos de los lugares, por ejemplo, aquí no se puede nadar, votar lanchas, pescar…. Hay usos definidos que son para algo, ¡hay que acatarlos! Recoger los excrementos de los perros… Todo está por algo, porque todo tiene un porqué.   —— Y así Mientras nos despedíamos  de la parte alta del Humedal,  contemplando los últimos avistamientos de aves y el refresco de la llovizna, dejamos atrás un hermoso paisaje y a la vez las imágenes de quemas, perros disecados y jóvenes desafiantes y “llevados” que recorrían el parque tristes o ensimismados, con alguna que otra botella, por las orillas del humedal. Al igual que los caballos indiferentes pasteando y uno que otro hombre resguardado bajo los árboles. Me despedí de Paz, y seguí mí camino mientras al otro lado vi los dos anteriores jóvenes “llevados” partir en una camioneta de la policía y al celador llamándoles la atención a los habitantes por las quemas…. Una cuestión que nos lleva a pensar que detrás de cada problema ambiental sin duda hay una falencia de carácter social.

Deja una respuesta

8 comentarios sobre “Alejandro Paz, guardian y médico del Tibabuyes

  • el abril 30, 2013 a las 7:49 pm
    Permalink

    Es triste que el trabajo que se logra con unos pocos (con personas como Paz), se vean ennegrecidos con la poca conciencia que hay en la población. Este es un papel que nos compete a todos, porque todos vivimos del agua. Felicitaciones Paola Silva, interesante tu artículo, me han dado ganas de ir a conocer el Humedal.

    Respuesta
  • el mayo 2, 2013 a las 9:36 pm
    Permalink

    Util registro de la importante labor desarrollada por el señor Paz en pro de la conservación de este ecosistema; sin embargo, me asalta la duda sobre la labor adelantada por la organización que administra actualmente el humedal, dada la casi total desaparición del espejo de agua en la zona de la “piscina” por encontrarse cubierta por buchón, en comparación con el estado que presentaba hace 6 meses cuando tuve ocasión de recorrerlo en ua jornada cívica de limpieza.
    (una sugerencia de forma: revisar los textos para evitar errores, así se escribe heces….)

    Respuesta
    • el mayo 4, 2013 a las 6:53 pm
      Permalink

      La problemática que se presenta en el espejo de agua (invasión de buchón) responde a 2 fallas: una, es que el humedal no ha tenido una administración consecuente, ya que estuvo un tiempo sin intervenciones lo que permitió que el buchón avanzara rápidamente. Actualmente su estado es critico y la administración (Fundación Alma) dice no tener los equipos para hacerlo.
      y en segunda medida el volumen y la extencion de esta planta exige ingresar maquinaria en el lago, cosa que esta prohibida porque podría generar alteraciones en el ecosistema.. “contradicciones de la norma” Anteriormente no se presentaba esto, porque su expansión se controlaba manualmente, ahora esa posibilidad no lo permite por la proliferación y la cantidad del mismo.

      Respuesta
  • el octubre 16, 2013 a las 4:52 pm
    Permalink

    Buenas Tardes quisiera saber si puedes brindarme algun tipo de informacion sobre la invasion de los carreteros al Humedal Juan Amarillo soy estudiante de economia y desarrollo un proyecto sobre este tema; pero no es mucha la informacion que se encuentra sobre esta problematica podrias ayudarme o conoces a alguien que pueda hacerlo Gracias

    Respuesta
  • el diciembre 11, 2013 a las 5:54 pm
    Permalink

    Buenas tardes, estoy interesado en trabajar de alguna manera con las organizaciones que estan sacando adelante los humedales. Supongo que todos lo hacemos ad honorem. gracias.

    Respuesta
  • el marzo 31, 2014 a las 4:30 pm
    Permalink

    Buenas tardes:
    Soy pescador deportivo y tengo licencia por el incoder divición de acuicultura para pescar en los embalses y lagunas de cundinamarca.
    mi pregunta es si con esta licencia puedo realizar pesca deportiva en el humedal juan amarillo ya que esta consiste en capturar, medir, pesar y liberar.
    le quedo agradecido por su respuesta.
    gracias

    Respuesta
  • el abril 9, 2014 a las 2:45 pm
    Permalink

    hola, he referido tu inquietud a los administradores del humedal y señalan que el permiso del Incoder no aplica para el Humedal Tibabuyes, dado que la autoridad con competencia en los Humedales de Bogotá es la Secretaría Distrital de Ambiente. “Debes tener en cuenta que los humedales están declarados como Áreas protegidas y que el uso principal es de Preservación y restauración de flora y fauna nativos y educación ambiental”. Si requieres mayor información debes comunicarse con la administración y, en caso de ser necesario, ellos remitirán su inquietud o solicitud a la SDA. A la administración la puedes encontrar en Facebook como Humedal Tibabuyes Juan Amarillo…

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: