Visita al Humedal la Conejera

Por: Roxana Pinzón.

Humedal La Conejera

“Sumercé tenga cuidado que por allá es muy feo” me dijo alguien cuando le conté que iba camino al Humedal la Conejera. Llegué en transmilenio, me baje en el Portal de Suba y camine para encontrar el Humedal. Hace mucho tiempo no iba y estaba algo perdida, le pregunté a la gente para que me ubicara y pude llegar a pesar de que muchos no tenían idea de lo que les hablaba.

Al fin en la entrada, una mujer me abre la puerta y me hace firmar una planilla, me permite seguir y de inmediato siento la tranquilidad que solo brindan los lugares mas bonitos de la Pacha Mama. Ese humedal es otro mundo, no tiene nada que ver con el ambiente que lo rodea, es en verdad maravilloso.

Conozco bien su historia, se de su lucha, de su pasado agonizante cuando lo habían convertido en la porqueriza, se que recibía las aguas negras de la gente vecina, de los empresarios que con perros furiosos y personas armadas querían sacar de allí a los ambientalistas que luchaban por el lugar, de los niños que se disfrazaban de su fauna para crear conciencia a los adultos, de la tutela que se le puso al acueducto para que construyeran un alcantarillado en la zona que no afectara sus aguas, se de todos los que vinieron a forestarlo, se de el ejemplo de resiliencia que es este bonito lugar.

Sembrando arboles en la Conejera con la líder Ana María Niño

En ese humedal viví una de las experiencias más bonitas de mi vida, allí plante mi primer árbol. Fue hace como 10 años cuando yo tenia 9, sembré un Sauce, sin duda alguna, sembrar un árbol es la forma mas bonita de conectarse con Gaia, sentir la tierra, saber que somos parte de ella, reencontrarse como sr humano al sembrar vida, es algo mágico, que realmente marca.

Un pequeño puente de madera me lleva hasta el punto en el que será afectado el humedal por culpa de la Avenida Longitudinal Occidental que causara en este ecosistema la alteración de las especies que viven en el, el daño atmosférico y paisajístico, la fragmentación de la fluidez del ecosistema en general. Pero ahí esta, de nuevo luchando por permanecer. Lo logro una vez lo hará de nuevo.

Miles de garzas en el humedal La Conejera

Me despido de el sin haber encontrado aquel Sauce, pero sintiendo el poder que tiene y el amor que vive aquí. La misma mujer abre la puerta de nuevo y me voy renovada, admirando un poco más este lugar.

Visitar este humedal es ver que cuando las personas se unen por una lucha justa, como la de los humedales, pueden lograr cosas maravillosas y recuperar sitios como este.

Autor: Roxana Pinzón, @RoxanaPinzn

Roxana Pinzon

Estudiante de Gestión Ambiental, Ambientalista… así, sin tanto adorno.

Deja una respuesta

3 comentarios sobre “Visita al Humedal la Conejera

  • el marzo 27, 2014 a las 7:33 pm
    Permalink

    Hola Roxana,chevere tu articulo a proposito mi hija tiene una palma que le dieron en el colegio, me gustaria organizar un viaje al alguno de los humedales para sembrarla ya que es de tierra y no de matera, me (nos) gustaria que nos colaboraras. mi correo es conmauro@yahoo.com

    Respuesta
    • el marzo 29, 2014 a las 12:17 pm
      Permalink

      Claro Mauricio, mediante el correo se te estará informando de cualquier actividad con la que podamos plantar esa palma.
      Abrazos!

      Respuesta
  • el abril 3, 2014 a las 3:58 pm
    Permalink

    Roxana, también estoy interesado en asistir a conocer el Humedal La Conejera y sembrar un árbol. Por favor me incluyes en tu lista de invitados a la próxima actividad ambiental que vayas a realizar. Felicitaciones por el artículo.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: