Construcciones amenazan el Humedal La Conejera

El humedal “La Conejera” ubicado en la localidad de Suba, es uno de los ecosistemas con mayor biodiversidad en la ciudad, donde habitan alrededor de 115 especies de aves, entre ellas algunas son propias del ecosistema como: la Tingua Bogotana, Cucarachero de Pantano, el Chamicero y el Pato Pico Rufo, quienes conviven con 8 especies de mamíferos, anfibios y una gran cantidad de vegetación acuática y terrestre, haciendo de este lugar una maravilla natural que se ha conservado por años, resistiendo las dinámicas de crecimiento de Bogotá.

Actualmente, este ecosistema se encuentra amenazado por el proyecto de construcción que paradójicamente se llama “Reserva Fontanar”, nombre que pretende darle una cara verde al proyecto, ubicado al lado occidental del humedal, donde se encuentra el canal Afidro, lugar en el que se piensa construir apartamentos de cinco pisos distribuidos en cinco etapas, mediante radiación N° 14-2-1765, de fecha mayo 9 de 2014, los señores: Praga Servicios Inmobiliarios S.A. e Inversiones G&R S.A.S presentaron a la curaduria urbana N° 2 la licencia de construcción y mediante radiación N° 12-3-0817, de fecha abril de 2013 el señor: Gutierres Mendez Luis Eduardo presento ante la curaduria urbana N° 3 licencia de urbanismo.

Consideramos, luego de realizar un estudio detallado de la zona por medio de recorridos de reconocimiento, que este proyecto va a tener un serio impacto ambiental sobre el ecosistema, por la cercanía que tiene a este, ya que prácticamente se ubica pegado a la reja.

Aunque no se encuentra dentro del límite legal del área protegida, esta construcción afectara al humedal por la contaminación del aire a causa de ruido, vibraciones y emisiones de polvo generadas durante el proceso de construcción, afectando principalmente varios puntos de anidación de aves ubicados en la zona; los equipos de perforación y transporte de material producirán afectaciones en los flujos de agua subterráneos y superficiales que alimentan los espejos de agua; se degradara el suelo por compactación, causado por el movimiento de tierra en el desbroce de grandes explanadas para nivelar el suelo; afectaciones a la capa vegetal existente por los despejes, explanaciones y movimiento de tierra constante, lo que traerá una reducción considerable de la biodiversidad; se afectara el paisaje por el impacto visual de la obra; las familias que vivan en estos apartamentos estarán en riesgo constante porque el proyecto se ubica en zona de inundación; luego de construido el proyecto afectara las aves nocturnas, principalmente lechuzas que se ubican en el lugar por contaminación lumínica y ruido; finalmente si permitimos que se lleve a cabo el proyecto, este será la puerta de entrada para que vengan muchos más y se rodee completamente el ecosistema.

Ronda del humedal La Conejera

Ante este panorama, teniendo en cuenta que ya se vendieron dos etapas y que las obras comenzaron en agosto, SOLICITAMOS COLABORACIÓN de organizaciones sociales, ambientales, culturales o de ciudadanos comprometidos con el patrimonio natural de la ciudad, todo esfuerzo que se realice a nivel individual y colectivo sirve, aporta, en principio los invitamos a reenviar la información por diferentes redes sociales para que más personas conozcan lo que está sucediendo, pueden visitar el humedal y realizar material audiovisual (vídeos, fotos, etc.) denunciando la problemática y rotarlo por internet, se pueden hacer procesos culturales de denuncia, si tienen contactos en medios de comunicación pueden invitarlos para que muestren la problemática, si conocen abogados pueden solicitarles apoyo para realizar acciones jurídicas (derechos de petición, acciones populares, demandas, etc.), llevemos a cabo movilizaciones que demuestren que la comunidad no está de acuerdo con el proyecto, la idea es unirnos para solicitar a la Secretaria Distrital de Ambiente, el Instituto de Cambio Climático y Gestión del Riesgo – IDIGER y a la Secretaria de Habitad que saquen formalmente un concepto sobre los impactos ambientales y sociales que tendrá la obra, para finalmente con estos insumos solicitarle a la Alcaldía Local de Suba que suspenda la obra, respetando los Derechos Ambientales y Sociales de la Comunidad de Bogotá.

La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”. Isaac Newton.

RE-ACCIÓN AMBIENTAL

Correo: re.accionambiental@gmail.com

Facebook: Re-Acción Ambiental

Deja una respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: