La Monjinta bogotana

Por: Jorge Emmanuel Escobar Moreno
Twitter: @gejor

La Monjita bogotana, como más se le conoce en la capital Colombiana, es una de las aves más representativas de los humedales de la región.

Chrysomus icterocephalus bogotensis

Yellow-hooded Blackbird

Familia: Icteridae

Nombres comunes: Monjita de pantano, Turpial de agua, monjita cabiciamarilla,  toche de pantano, Monjita bogotana.

Canto:

Ave endémica

La monjita bogotana es un subespecie endémica del altiplano cundiboyacense, es decir, como especie Chrysomus icterocephalus registra en otras regiones de Colombia y de Sudamérica, sin embargo el Chrysomus icterocephalus bogotensis pertenece a una población aislada, constituyen una subespecie (raza geográfica) endémica de esta región.

Es posible verla en todos los humedales de Bogotá.

Macho y Hembra de la Monjita bogota

Macho, Monjita bogotana Hembra, Monjita bogotana

El macho es un poco más grande que la hembra, su plumaje también es distinto, el macho es negro con capucha amarilla (cabeza y cuello) mientras que la hembra es de color marrón-oliva opaco con el contorno del ojo y la garganta amarillo pálido. Su área facial es café amarilloso también sin brillo. El resto del plumaje, en la parte inferior, es amarillo oliva un poco más oscuro sobre el vientre (1).

Los machos son los más fáciles de avistar, salen con mayor frecuencia a lugares abiertos, donde se le puede ver cantar con entusiasmo. En el caso de las hembras se les ve poco, su plumaje les permite mimetizar con su entorno, condición fundamental para cuidar del nido y sus polluelos.

Parasitando a la Monjita bogotana

La amenaza que representa el parasitismo para las especies y subespecies de aves endémicas en los humedales de Bogotá, D.C. y la Sabana, agrava la condición de grupos vulnerables de aves (EAAB, 2003); tal es el caso de la subespecie endémica Chrysomus icterocephalus bogotensis, la cual, pese a no encontrarse amenazada, enfrenta la presión provocada por el parasitismo nidal comprobado, ejercido por parte del Chamón Molothrus bonariensis (Naranjo 1997), ya que en los nidos que son parasitados por esta última, lo normal es que no sobreviva ningún polluelo del hospedador (Rothstein, 1990) lo que se considera como la segunda causa de pérdida de nidadas después de la depredación. (ABO, 2000). Hay que señalar que además del parasitismo hacia la monjita A. icterocephalus bogotensis el M. bonariensis también parasita otras especies propias de los humedales, tal es el caso de especies como el cucarachero de pantano Cistothorus apolinari categorizado como especie en vía de extinción y el copetón Zonotrichia capensis que se consideran hospederos regulares (Velásquez- Tibatá, 2000) (2).

Un grupo de Monjitas

 

La monjita pasa casi todo su tiempo en grupos dispersos por el humedal. En estos grupos, las aves cantan y chirrean, descansan y buscan insectos y semillas entre la vegetación. La especie es tan gregaria que incluso anida en grupos. Cuando es temporada, las aves forman colonias dispersas y cada hembra construye su nido, una taza hecha con hojas de pasto, situado a baja altura entre la vegetación de pantano, un poco por encima del agua (3).

En algunas ocasiones se les puede ver en grupos numerosos, para la muestra las dos fotografías anteriores, la primera corresponde a 19 Monjitas bogotanas en el Humedal La Conejera. La segunda foto son 21 Monjitas bogotanas en el Humedal Tibanica, ambos registros en el segundo semestre del 2014.

 Educación ambiental en los Humedales

 

La monjita es sin duda un emblema de los Humedales de Bogotá, en varias ocasiones se le ha utilizado como símbolo en piezas de comunicación y de educación ambiental. En las fotos anteriores podemos ver una de las señales educativas dispuestas en el Humedal de Córdoba, trabajo realizado por idrocolectivo. la otra fotografía nos cuenta la estrategia que se utilizó en el Humedal Santa María del Lago para generar apropiación en los vecinos, la Monjita bogotana fue la protagonista de la Red de amigos del Humedal.

Por último en nuestra fundación, la monjita también ha sido un icono, en folletos, botones, pendones y demás piezas de comunicación su presencia es fundamental para darnos a conocer.

Fotografías:

  • Jorge Emmanuel Escobar Moreno, www.humedalesbogota.com

Notas:

  1. Chrysomus icterocephalus, es.wikipedia.org
  2. Relaciones de Molothrus bonariensis y Chrysomus icterocephalus, www.eae-publishing.com
  3. Monjita cabeciamarilla – Chrysomus icterocephalus, www.opepa.org

 

Jorge Emmanuel

Director de la Fundación Humedales Bogotá Fundador de www.humedalesbogota.com Email: jorge@humedalesbogota.com Twitter: @pezcapitan

Deja una respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: