“Reserva Fontanar” VS Reserva La Conejera

Por: Daniel Bernal.

Reserva humedal La Conejera, Octubre 2014

Esta fotografía con que abrimos el artículo, corresponde al humedal La Conejera en su zona llamada de Reserva. Se le denomina Reserva por el cuidado especial que requiere debido a su alta biodiversidad y fragilidad. A menos de 10 metros de este lugar se pretende construir la urbanización “Reserva Fontanar” que pone en grave peligro su viabilidad ecológica. En este artículo se mostrará el porqué es inconveniente construir en dicho lugar, tanto para el humedal como para los futuros habitantes de dichos apartamentos.

“Reserva Fontanar” entre comillas VS Reserva La Conejera sin comillas es el meollo del asunto. ¿Sobrevivirá la “Reserva” de apartamentos  o sobrevivirá la Reserva de la naturaleza?.

1. Ubicación y características del proyecto Reserva Fontanar.

El proyecto de vivienda “Reserva Fontanar” se localiza en la parte baja del humedal La Conejera, , en la zona llamada de “Reserva” donde se restringe la entrada de visitantes y se habilita sólo bajo permiso especial para estudios académicos y visitas especializadas. Estos cuidados especiales se deben a que su alta biodiversidad y características especiales, exigen un cuidado mayor al de las otras zonas del humedal.

En este sector al pasar siempre se avistaba una casa antigua, muy bonita, donde habitaron durante muchos años, vecinos amigos del humedal.

Pero desde finales del año pasado unas banderas de construcción nos indicaron que el lote se había vendido para ser urbanizado.

Aviso de construcción Reserva FontanarDiciembre de 2013

 

La constructora PRAGA Servicios Inmobiliarios S.A cambió rápidamente el panoramal de lugar, amparada en la licencia de construcción otorgada por la Curaduría urbana No. 2.

Así ofrece PRAGA el proyecto en su página web:

“Reserva Fontanar, es un conjunto de vivienda multifamiliar (VIS), ubicado en la localidad de Suba sector Tibabuyes. El proyecto se encuentra en un predio, donde la naturaleza acompaña toda las visuales de las viviendas, gracias a su cercanía con el Humedal de la Conejera y las cesiones naturales de este, el gran parque zonal Fontanar del Rio y el parque de Hato Chico 1 y Cedros de Suba, son estructuras ecológicas que garantizan un proyecto ambientalmente amable para sus habitantes.” (1)

Leyendo este enunciado me pregunto: ¿cómo puede ser una construcción “ambientalmente amable” si destruye el mismo ecosistema que está ofreciendo a los compradores?, ¿cómo puede ser una “Reserva” de apartamentos “ambientalmente amable” con una Reserva de la naturaleza si está localizada en su ronda?. Paradojas que demuestran lo inconsciente de nuestra sociedad respecto al tema ambiental.

El proyecto consta de 4 torres de 5 pisos y una de 4 pisos, un edificio comunal y una zona de estacionamientos a nivel (descubiertos). Son 94 unidades de viviendas, 89 de 52 m² y 5 de 46 m².

 Imágenes tomadas de la página web del proyecto

 

2. El humedal La Conejera.

El humedal insignia del proceso de recuperación y restauración urbana de los ecosistemas bogotanos, es y ha sido La Conejera. Reconocido a nivel nacional e internacional como ejemplo de restauración, apropiación ciudadana y biodiversidad urbana.

Registra más de 130 especies de aves, 8 de mamíferos, 2 de anfibios y 2 de reptiles. En 1998 se confirmó allí la presencia de la margarita de pantano (Senecio carbonelli), una planta que se creía extinta. En el 2004 se reportaron guapuchas, peces endémicos del altiplano, que hace 500 años eran parte de la dieta de los muiscas.

En el 2012 el humedal La Conejera fue catalogado por la Convención de RAMSAR como uno de los 14 humedales aptos para turismo sostenible en el mundo.

Humedal La Conejera

Todo estas bondades se deben a que a comienzos de los 90, los vecinos del sector decidieron proteger este ecosistema con apropiación y trabajo entregado, enfrentándose a los constructores que rellenaban el humedal y a las leyes incipientes en materia ambiental de la época. En 1993 se creó la Fundación Humedal La Conejera (FHLC), que ha velado durante años por el cuidado y protección de este humedal.

3. Problemáticas de la construcción del proyecto “Reserva Fontanar”.

Sobreposición del plano del proyecto y la fotografía satelital

Esta superposición entre una fotografía satelital, proveida por Google Earth, y el plano del proyecto “Reserva Fontanar” muestra su localización, al lado izquierdo el Parque Fontanar y al lado derecho el humedal La Conejera.

Para que sea más claro lo que sucede alrededor del proyecto, resalté todo lo que no se ve en la presentación del constructor y que no es fácil de apreciar si no se conoce el terreno.

Plano resaltado de la vecindad del proyecto

La linea roja delimita el proyecto, adentro de la linea los dos grupos de torres de apartamentos en amarillo. La linea verde es el jarillón construido en el 2011 para evitar las inundaciones del parque y los barrios vecinos. La linea azul es el Canal Afidro que recoge las aguas lluvias del barrio del mismo nombre y la zona en azul a la derecha es el humedal La Conejera.

Ya habiendo ubicado el proyecto y su vecindad, es que apreciamos los riesgos y peligros que implica la construcción de estos apartamentos en la ronda del humedal La Conejera.

El primer riesgo crítico del proyecto “Reserva Fontanar” son las inundaciones, lo evidencia el jarillón (a menos de 5 metros) construido en el 2011 para evitar las inundaciones del barrio Tibabuyes II y el parque Fontanar del Río. (Ver artículo El Jarillón del Humedal La Conejera)

Jarillón etapa 1Junio 2011
Jarillón etapa 2 Actualidad del Jarillón, poco visible por el pastoEnero 2012                                                                              Octubre 2014

 

En el año 2011, debido a la fuerte temporada invernal que afecto Bogotá y que amenazaba con desbordar el humedal hacía los barrios vecinos y el parque Fontanar (antiguas zonas de desbordamiento del humedal y lotes de compensación por la posible construcción de la Avenida ALO), se construyó este jarillón de un metro de alto con bultos de tierra (Foto Junio 2011) que bordea el humedal hacía el Río Bogotá. Al seguir latente la amenaza y aumentar la temporada de lluvias, se aumentó la inversión en el jarillón para reforzarlo con estructura en madera y tierra (Foto Enero 2012) lo que aumentó su altura a 2 metros aproximadamente. El jarillón tiene 2 metros de altura y un largo de 850 metros aproximadamente, para evitar las inundaciones de las viviendas localizadas a pocos metros del humedal.

Lo más curioso es que estas obras protegen barrios localizados a 60 metros del jarillón y ahora se pretende urbanizarlo a menos de 5 metros de distancia, ¿qué lógica puede tener esto?.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-dumUhD-G5A]

Déspues del altísimo rieso de inundación, podemos dividir los otros riesgos en 2 partes: los riesgos para el humedal y los riesgos para los posibles habitantes de esa construcción.

Para el humedal lógicamente son muchos los riesgos y afectaciones por la interferencia directa en un ecosistema altamente biodiverso:

1. Desplazamiento y afectación directa a la fauna de la zona.

2. Contaminación lumínica durante la noche, alejando la fauna nocturna y afectando la flora del lugar.

3. Contaminación atmosférica y por ruido, alto nivel de polvo y residuos durante la construcción.

4. Barrera física para el desplazamiento y migración de las aves, choques contra ventanas causando muerte de ejemplares.

5. Perdida de biodiversidad.

Para los habitantes de los apartamentos:

1. Inundaciones por su extrema cercanía al humedal y estar dentro de la zona de inundación natural del humedal.

2. Humedad dentro de las construcciones, como ocurre en las construcciones vecinas al humedal.

3. Peligro por licuefacción del suelo del terreno, en caso de temblores o terremotos, por construirse en suelos rellenados de humedal.

4. Algunas irregularidades del proyecto “Reserva Fontanar”.

El proyecto Reserva Fontanar se ubica dentro la ronda hidráulica del Canal Afidro. En la siguiente fotografía se aprecia el encerramiento a menos de 1 metro del canal y no los 15 metros que deben ser cedidos.

Canal Afidro

Otra irregularidad corresponde a la casona que se ubicaba en la zona y que arrasó la constructora intempestivamente. Esta casa correspondía a la antigua hacienda El Fontanar, una bella construcción con jardines externos y arquitectura colonial, un referente en la comunidad del sector.

Sin aviso y ante la mirada de los transeúntes la casa fue borrada del mapa.

Retroexcavadora tumbando la casaRetroexcavadora tumbando la casa (2)

Lo irregular del asunto es que el Decreto 616 de 2000, menciona lo siguiente:

“PARÁGRAFO 3. La casa de Hacienda del predio denominado Fontanar del Río A, indicada en el plano No. 2 escala 1:2.500, ubicada en el ámbito espacial a que se refiere el presente Decreto, se acogerá a las determinaciones que sobre el tema expida la junta de protección de patrimonio urbano del DAPD.”

El urbanizador arrazó la casa sin aviso previo y sin permiso.

Aquí la evidencia de lo que era la casa en Google Street View:

Link para Google Street View.

5. Conclusión.

¿Por qúe seguimos permitiendo la construcción de viviendas en la ronda de humedales ante la mirada indeferente de las instituciones y de la propia ciudadanía?. ¿La “Reserva” Fontanar ganará el duelo frente a la verdadera Reserva del Humedal La Conejera?.

Si apoyamos la defensa de los humedales debemos apoyar al grupo de amig@s que acampan hace 30 días en la zona evitando el avance de la construcción, sin más intereses que la protección de nuestro humedal La Conejera.

Campamento

Sin estos amig@s la constructora habría podido avanzar a gran velocidad la construcción, pero gracias a su accionar de forma pacífica han evitado que esta “LOCOmotora” arrasé el humedal y aportando desde sus saberes y capacidades, han colocado un granito de arena y un ejemplo a seguir en favor de los humedales.

El objetivo fundamental de este artículo es que analicemos bien el tema, saquemos nuestras conclusiones y estemos alerta para evitar que este atropello continué. Apoyemos a nuestr@s amigos protectores del humedal, llevando alimentos, una voz de aliento, compañía, acampando con ellos y participando en los eventos que pronto anunciaremos en favor del humedal.

Líderes del proceso de resistencia reunidos

Referencias:

  1. Página web del constructor Praga.
  2. Imagen tomada de la presentación “Detengamos la muerte del humedal La Conejera” por Luis Alberto Bateman Hernandez.

 

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

Daniel Bernal

@humedalesbogota @HumedalesCO @LaFeriAmbiental @REtroCDprograma; Ambientalista empírico, Activista cívico; Yoga, Vegetarianismo; Ingeniero Electrónico; Vivo en un humedal.

Deja una respuesta

4 comentarios sobre ““Reserva Fontanar” VS Reserva La Conejera

  • el noviembre 6, 2014 a las 8:24 am
    Permalink

    Los admiro por la excelente labor que han hecho por beneficio de toda la comunidad

    Respuesta
  • el diciembre 3, 2014 a las 2:43 pm
    Permalink

    Felicitaciones por hermosa labor en pro de los humedales, contrasta con la gran indiferencia de los bogotanos ante su cuidad y sus hermosos recursos, espero ir pronto a apoyarlos y felicitarlos por su inigualable labor!!

    Respuesta
  • el enero 18, 2015 a las 9:07 pm
    Permalink

    felicitaciones por no permitir que esta constructora realice esta destrucción ambiental y que caigan compatriotas incautos y puedan perder una ilusión o quizás un capital.Todo esto avalado por la alcaldía de Petro. Estaremos pendientes para brindar colaboración y apoyarlos en tan excelente labor.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: