Chucha en el Humedal La Conejera

Por: Jorge Emmanuel Escobar Moreno
Twitter: @gejor

Fara o chucha en el Humedal La Conejera

El pasado 3 de Agosto en el humedal La Conejera logré registrar la famosa Chucha, también llamada Zarigüeya o Fara.

La Didelphis pernigra

Zarigüeya en el Humedal la Conejera Chucha en el Humedal La Conejera

Nombres comunes: Chucha andina, Fara, Zarigüeya, Tlacuache de orejas blancas, Runcho.

Es el mamífero silvestre más grande que sobrevive en las áreas urbanas y suburbanas de la Sabana de Bogotá, y es relativamente común en áreas rurales de los Andes. Mide entre 40 y 65 cm aproximadamente.

El Fara es un marsupial de la familia Didelphidae, orden Didelphimorphia, que se encuentra en los Andes de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, y Bolivia (Lemos y Cerqueira 2002). Es decir, aunque aparentemente se vea como una rata, es de la familia del canguro y al igual que estos, la Chucha da a luz crías extremadamente subdesarrolladas (que parecen fetos), las cuales completan su desarrollo en el interior de una bolsa marsupial que el animal tiene en su vientre (1).

En su dieta incluye invertebrados, frutos y eventualmente pequeños vertebrados como lagartijas, aves y ratones (Pérez-Hernández et al. 1994; Durant 2002). En Colombia, La Chucha (Didelphis pernigra) se distribuye en altitudes entre los 2,000 y 3,600 m (Alberico et al. 2000), y ha sido registrada en bosques andinos, páramos, y zonas reforestadas con especies nativas y exóticas (López-Arévalo y Montenegro-Díaz 1993; Sánchez y Alvear 2003; Ramírez-Chaves et al. 2008) (2).

Zarigüeya en un infograma del Humedal La Conejera
Zarigüeya en un infograma del Humedal La Conejera

La Zarigüeya es una especie residente en los humedales de Bogotá, en el interior de Colombia se le conoce más como Chucha, se desconoce el origen de su nombre, algunos lo relacionan con el mal olor de las axilas, llamada “chucha” popularmente.

Pedro Cieza de León en: RESTREPO RAMÍREZ & HERNANDEZ-MORALES (2000), menciona la especie en una de sus crónicas en el año 1542 en la que expresa que era vista con asco por la cultura Quimbaya, donde se le dio el nombre vernáculo de chucha, convirtiéndose en una especie con una connotación cultural arraigada dentro de los pobladores y vista como un ser feo y maloliente.

La Chuchas en los Humedales de Bogotá

En las últimas décadas se han registrado en varios humedales de la ciudad, sin embargo notar su presencia en un recorrido normal por un humedal no es muy frecuente. Los reportes que se tenían en los últimos años, en su mayoría eran de individuos ya muertos, en algunos casos atropellados por carros, otros encontrados sin vida en algunos sectores de los ecosistemas.

En abril de este año los Bombero de Bogotá reportaron una Chucha en el occidente de la ciudad, realizando un rescate innecesario y reflejando el desconocimiento amplio que tenemos los ciudadanos de esta especie.

La Zarigüeya la han reportado en los Humedales Tibanica, Jaboque, Torca-Guaymaral, Córdoba y Conejera.

La oportunidad de registrar a una Chucha vivita y coleando es un privilegio, regalo que obtuve la semana pasada en el Humedal la Conejera.

La Chucha del Humedal La Conejera

Didelphis pernigra en el Humedal La Conejera

El lunes 3 de agosto de 2015 en el Humedal La Conejera tuve la fortuna de registrar a una Chucha que merodeaba por los senderos del ecosistema.

Sobre las 9 de la mañana a pocos minutos de haber empezado un recorrido por el sendero habitual del humedal, nos encontrábamos observando un par de Tinguas que por primera vez veían mis acompañantes, avanzamos un poco para verlas mejor, sin embargo un grupo se quedó unos metros atrás, me llamó la atención, nos regresamos con el resto del grupo ya que su concentración era bastante sospechosa, y sí era una Zarigüeya, la famosa Chucha, gracias a la habilidad y buena visión de mis acompañantes, los estudiantes del colegio Unidad Educativa Bahía Solano, por cierto unos estudiantes llenos de curiosidad y que se dejan maravillar por la naturaleza la pudimos registrar.

Se encontraba al costado izquierdo del sendero, entre la hojarasca muy cercana a la quebrada la Salitrosa, buscando entre las hojas secas duró unos minutos, luego sorprendentemente, como si no nos hubiese visto o como si supiera que somos “de los suyos” nos pasó por enfrente a solo un par de metros, cruzó el sendero, y se dirigió a unos troncos apilados muy cerca a la reja donde está en Ecobus del humedal La Conejera.

El fara es una especie tolerante capaz de aprovechar espacios creados por el ser humano, y argumentamos que deberían hacerse esfuerzos para evitar que este marsupial desaparezca de las áreas altamente disturbadas de la Sabana de Bogotá, dado que podría ayudar en la conservación de funciones ecológicas en esas áreas.

La Chucha entra como otro de los registros de mamíferos en los Humedales de Bogotá

Recorridos por los humedales de Bogotá

Fotos:

  • Jorge Escobar, www.humedalesbogota.com

Notas:

  1. CHUCHA, RUNCHO – DIDELPHIS PERNIGRA Imprimir E-Mail Un marsupial con aspecto de rata, www.opepa.org
  2. Forrajeo de Didelphis pernigra (Mammalia: Didelphidae) en un área suburbana de la Sabana de Bogotá, Colombia, www.scielo.org.mx
Chucha en el Humedal La Conejera

Jorge Emmanuel

Director de la Fundación Humedales Bogotá Fundador de www.humedalesbogota.com Email: jorge@humedalesbogota.com Twitter: @pezcapitan

Deja una respuesta

Un comentario sobre “Chucha en el Humedal La Conejera

  • el junio 15, 2017 a las 11:06 pm
    Permalink

    Hace un año vimos una en pleno centro urbano, barrio Bosque izquierdo, también la “rescataron”, espero que no haya sido como los peces de Atlantis,

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: