“Limpiando la piscina” del Humedal Juan Amarillo o Tibabuyes

Por: Daniel Bernal

La semana pasada se publicó ampliamente la labor que la actual administración está adelantando en el humedal Juan Amarillo o Tibabuyes, tercio alto, conocido como ” la piscina”.

Este sector del humedal se caracteriza por un gran espejo de agua con amplias rondas en adoquín y cemento.

A comienzos de este año registramos el pésimo estado en que se encontraba el espejo de agua del humedal.

Este video fue tomado desde el puerto de lanchas (así fue diseñada esta zona, un puerto de salida para lanchas de canotaje) donde se apreciaba el buchón invadiendo todo el espejo de agua y su espesor era tal, que perros ferales ya lo habitaban y se permitía “caminar entre sus aguas”. Como dice Mauro “El Profe Tingua” en el video: “estoy parado y no me hundo”.

La nueva administración ha comenzado una intensa labor de “limpieza” del humedal y retiro del buchón cómo fue publicado ampliamente.

Importante la labor iniciada y felicito a las entidades correspondientes, ya que este sector del humedal requiere un mantenimiento continuo con dragas para garantizar que no sea invadido por plagas como el buchón y dicho mantenimiento, no había sido realizado (desconozco la razón) por varios meses.

Ahora preguntémonos: ¿por qué hay que realizar esta gigantesca labor de “limpieza” en este sector del humedal y en los otros sectores no?.

Si ustedes caminan unos 200 metros después del tercio alto, llegarán a la chucua de los curies por la cicloruta sur o a la chucua Tibabuyes por el sendero norte y notara que allí no hay grandes alamedas, ni adoquín, ni cemento y tampoco tapetes gigantes de buchón. A continuación se aprecian las diferencias:

Chucua de los curies

Tercio medio del humedal Tibabuyes (chucua de los curies)

Humedal Juan Amarillo Tercio alto, "la piscina"

Tercio alto del humedal (la piscina)

Recordemos cómo el humedal en su tercio alto fue convertido en una gran piscina de cemento durante la primera administración de Enrique Peñalosa, lo cual ha sido ampliamente documentado en el artículo: “Los humedales y Enrique Peñalosa. Caso Tibabuyes o Juan Amarillo“.

Debido a esta terrible intervención antrópica, la biodiversidad de este sector es muy pobre y no propia de la zona. Se observan abundantes fochas, algunas tinguas pico rojo, aves “raras” como el cormorán (registro poco común en Bogotá) y peces ornamentales como las carpas . En plantas abunda el buchón y algunas eneas que crecen en el costado sur, pero de resto es poco lo que se aprecia.
Debido a ello las plantas invasoras como el buchón hacen su fiesta y crecen desenfrenadamente. Lo mismo ha ocurrido en grandes lagos donde se represa artificialmente el agua, como el Muña, generando gravísimos daños y afectaciones a los ecosistemas y a sus habitantes.
En comparación el tercio medio (chucua de los curies y tibabuyes) encontramos la tingua bogotana (en peligro de extinción), el musgo de pantano (en peligro de extinción), las monjitas, curies, comadrejas, zarigueyas, etc. y hasta hace algunos años se registraba el Cucarachero de pantano (en grave peligro de extinción). Allí también hay buchón pero en cantidades normales y en la mayoría de casos, controlado por el mismo ecosistema.

Esa abundancia descontrolada de buchón nos recuerda como el convertir un humedal natural en una piscina de cemento tiene pésimas consecuencias para la biodiversidad, los valores ambientales y el disfrute ciudadano. Espero que esta lección hay sido bien aprendida por nuestro señor alcalde Enrique Peñalosa y su #BogotaMejorParaTodos.

Cormorán en el tercio alto del humedal Tibabuyes

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

 

Daniel Bernal

@humedalesbogota @HumedalesCO @LaFeriAmbiental @REtroCDprograma; Ambientalista empírico, Activista cívico; Yoga, Vegetarianismo; Ingeniero Electrónico; Vivo en un humedal.

Deja una respuesta

3 comentarios sobre ““Limpiando la piscina” del Humedal Juan Amarillo o Tibabuyes

  • el agosto 9, 2016 a las 10:57 am
    Permalink

    Que tristeza que solo se vean noticias como la publicada por city tv y peor aún que como ciudadanos no veamos más allá de lo que el televisor nos muestra. Trabajé para aguas de Bogotá en contrato con Acueducto, lo era hecho espero que mi cometario no se polarice por la errónea estigmatización de las entidades por intereses políticos. Hoy hablo como ciudadana y defendiendo el trabajo realizado por el grupo de operarios que fueron los protagonistas de la limpieza del Juan Amarillo durante los primeros 7 meses de 2016. Los recursos invertidos en la limpieza de este espejo de agua corresponde aún a los recursos de la administración distrital anterior ( con esto repito, no Estoy de parte de nadie). El contrato se acabó el pasado 29 de julio de 2016 para el mantenimiento de los 10 humedales en donde EAB-AB hacia presencia. Esa nota fue falsa, el despeje del espejo de agua corresponde a la ardua labor de opersrios que han aprendido a querer los humedales, digo esto por ellos trabajan más allá de un sueldo, pues quien durante 30 meses se aguanta la contaminación de lo que los bogotanos producimos?
    Sería bueno consultar todas fuentes y no quedarnos con la noticia de turno, con el fin de no polarizar al lector. Y si, también espero que nuestro señor Alcalde Enrique Peñalosa invierta en el mantenimiento de los humedales sea la entidad que sea que se ponga al frente de esta ardua y hermosa labor.

    Respuesta
  • el agosto 9, 2016 a las 3:24 pm
    Permalink

    Es un trabajo muy loable, un verdadero símbolo de respeto y gratitud hacia Dios y la naturaleza. Solo pienso que mientras no haya políticas definitivas, respetuosas y responsables sobre el cuidado y respeto de la naturaleza, estos sacrificios serán vanos, pañitos de agua tibia y hay leyes que defienden los humedales y zonas verdes pero al gobierno no le interesa eso; debemos buscar la forma de hacerlos entrar en cintura. Mil bendiciones.

    Respuesta
  • el agosto 9, 2016 a las 8:14 pm
    Permalink

    Daniel creo que lo que hay que controlar es los niveles de nutrientes como: Nitrógeno y Fosforo que han eutroficado el cuerpo de agua y permiten la proliferación del buchón. Si no se controlan estos nutrientes con el tiempo van ha tener que seguir realizando la misma labor que debe ser bien costosa.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: