Aves y ventanales en Bogotá

Por: Jasbleady Castañeda Solano Lic. Biología/Universidad Pedagógica Nacional Máster en Planificación Territorial y Gestión Ambiental Universitat de Barcelona.

Aves y ventanas

El crecimiento acelerado de las ciudades ha hecho que las afectaciones a los ecosistemas y la fauna silvestre sean cada vez mayores, las estructuras creadas por el hombre generan modificación en las dinámicas reproductivas, migratorias, alimenticias, entre otras. Cada cambio, por pequeño que sea en un ecosistema, altera de manera notable las poblaciones que allí se encuentran.

Las aves son uno de los grupos más afectados, y sobre todo las aves migratorias, que después de recorrer largos trayectos llegan a las grandes urbes, que las reciben con la hostilidad normal del movimiento urbano, vehículos, desechos, pirotecnia, tejados, cuerpos de agua urbanizados, o estructuras que cada vez son más invasivas en la dinámica de las aves.

Ventanales y las aves

Una de las problemáticas actuales que genera gran preocupación es la colisión de aves en tejados y sobre todo en ventanales. El reflejo del vidrio genera el efecto de continuidad de paisaje, por lo que las aves no tienen tiempo de reaccionar creyendo que allí continúa el camino. Las colisiones de las aves con diversas construcciones humanas son el segundo factor de mortalidad más importante en paisajes urbanos después de la depredación por gatos. Se ha estimado que alrededor de 988 millones de aves mueren anualmente solamente en los Estados Unidos y Canadá por estos factores. (Gómez et al, 2018).

En Bogotá, el uso de ventanales, vidrios reflectivos, silver o con películas polarizadas, se ha vuelto frecuente en las construcciones, sin tener en cuenta la afectación que generan en las aves, que vuelan a gran velocidad intentando llegar a sus lugares de hábitat o de paso, y se encuentran con la muerte.

“Un día de enero, brillante y azulito como el de hoy, caminaba por la carrera séptima con 72, en Bogotá, extasiado mirando al cielo y obnubilado con su belleza y grandeza, a la hora del primer rayo de sol…De pronto vi como si de uno de esos pisos altos hubieran arrojado, como un paquete, que se precipitó rápidamente hasta caer al suelo. Lleno de intriga, pasé rápido la séptima a la acera opuesta y el paquete resultó ser una hermosa tingua azul. Entendí rápidamente lo que sucedió, ella se estrelló en su vuelo contra el vidrio que, cuando amanece azulito, refleja el hogar de paso de estas aves migratorias, el humedal, logrando hacerlas confundir y estrellarse contra estos de manera mortal. La tingua cayó, en caída libre, se estrelló contra el suelo y ese fue su viaje final”. fragmento relato Dani Caribe Atómico.

La urbanización y renovación arquitectónica no se detendrán, pero sí es posible tomar medidas al respecto de los materiales que actualmente se usan, pues como el relato anterior, son decenas de reportes los que reciben las entidades ambientales en Bogotá, las colisiones de aves son cada vez más frecuentes y es momento de preguntarnos a quién compete generar las licencias de uso de este tipo de materiales, o si en el tan nombrado país de las aves estamos realmente buscando alternativas para su protección.

Las investigaciones en Colombia aún son incipientes, se requiere aportar a través de proyectos de ciencia ciudadana para obtener datos, conocer la cantidad de aves afectadas y con rigurosidad de argumento solicitar la implementación de estrategias manejo, países como Costa Rica que cuentan con 240 especies afectadas por colisiones al año (Menacho, 2018) y siendo Colombia un país con gran diversidad en avifauna, sería coherente actuar con prontitud.

Recomendaciones para minimizar impactos de aves en ventanales

Aves y ventanas

Algunas estrategias de solución para cualquier tipo de ventanal que genere este efecto pueden ser las siguientes:

  1. Cortinilla de cuerdas, con distancia de 8 cm entre sí, que descuelguen del marco superior del ventanal.
  2. Vinilo adhesivo translúcido o frosted, con el que se pueden diseñar líneas verticales, simulando enrejado, líneas punteadas o figuras que simulen otro tipo de obstáculo (incluso siluetas de aves) en el ventanal, este material luce estético y es duradero.
  3. Uso de persianas, cortinas, para oscurecer el reflejo del vidrio.
  4. Pegatinas de diferentes figuras.
  5. Persianas en ventanales. Finalmente, el secreto está en que los ventanales sean visibles, sin permitir el efecto de continuidad de paisaje y lograr una mejor ciudad para las aves.

Jasbleady Castañeda

- Lic Biología. Universidad Pedagógica Nacional - Máster en Planificación Territorial y Gestión Ambiental. Universitat de Barcelona

Deja una respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: