¿Por qué “nos inundan” los ríos? El caso de la Universidad de la Sabana

Por: Daniel Bernal

U Sabana, resaltado Río Bogotá

La pregunta básica de este artículo es: ¿por qué “nos inundan” los ríos?, con comillas GIGANTES y resaltado en inundan, ¿acaso debemos culpar a los ríos de las inundaciones y sus consecuencias?, ¿será que ellos tienen la culpa?, ¿será que son “los malos del paseo”?, ¿nosotros tendremos algo que ver?

Las respuestas dependen del actor social a quien se le pregunte, pero la realidad es que ninguno de nosotros quiere asumir su responsabilidad. Muchos culpan a la “naturaleza implacable”, a los “terribles ríos”, a los humedales, a la niña, al niño, al presidente de turno, al alcalde, a la CAR, al acueducto o simplemente al vecino, pero muy pocos asumimos responsabilidades y criticamos nuestra actitud arrogante y torpe contra la naturaleza.

Para ejemplificar esta actitud, tomé el caso más sonado en los medios y que ha sido extensamente difundido: la grave inundación de la Universidad de La Sabana ocurrida en tres ocasiones, la más grave hace solo 7 meses. La población en general sabe que se inundó, pero pocas han sido las pistas del porqué o han sacado conclusiones para que aprendamos de este caso, infortunadamente todo se encamina en generar controversia pasajera y rating, pero moralejas valiosas no quedan. Buscamos culpables por todo lado pero nadie asume responsabilidades.

Inundación U Sabana Inundación U Sabana

La controversia sigue, se afirma que se construyó sobre un humedal, o que se levantó sin respetar las leyes ambientales, unos dicen sarcásticamente, “bien hecho, por construir a orillas del río”, otros defienden a la Institución a toda costa y la misma Universidad se defiende en mil formas. Se han generado amores y odios contra la institución, exhortándola y también culpándola del problema. Pero ¿será que nosotros no hacemos parte del problema?, ¿sera que no vivimos sobre antiguos humedales que fueron rellenados?, ¿acaso no enviamos nuestras aguas negras o residuales despreocupadamente al río?, entonces ¿será que solo hay bueno y malos?.

Este artículo no pretende emitir juicios de valor destructivos, solo está basado en la sencilla investigación que puede realizar un ciudadano del común, con las herramientas gratuitas que se tienen: los mapas provistos por Google Maps y una pequeña investigación en la red, nada más. No pretende ser un tratado ni mucho menos y no se basa en supuestos, solo lo encontrado en la red y lo que pretende  demostrar es nuestra actitud arrogante y torpe contra la naturaleza y sus terribles consecuencias.

El lector mismo puede verificar todo lo que se muestra, solo navegue por Google Maps o Earth y se dará cuenta, comencemos:

1. Ubicación de la Universidad.

El campus de la Universidad de la Sabana del Puente del Común queda en el Km. 7 de la  Autopista Norte de Bogotá. En el municipio de Chía, Cundinamarca.

Está localizada sobre la zona ribereña al río Bogotá y este la atraviesa en toda su extensión como se observa en el mapa siguiente:

A simple vista no parece tan grave el problema, pero veamos realmente qué es lo que sucede.

2. El río y la Universidad.

Es claro que la Universidad es un vecino muy cercano al río, de eso no hay duda, pero ¿por qué construir y atravesar semejante estructura arquitectónica en su ribera?, en una zona que, como veremos, esta inmersa en el río, en antiguas zonas de inundación y de cauces abandonados. La respuesta solo la tienen los dueños, diseñadores y constructores del proyecto.

En la siguiente imagen vemos cómo el río Bogotá (resaltado en azul) divide el campus de la Universidad en dos, osea, pasa literalmente por la mitad de las instalaciones de la Universidad y hasta existe puente peatonal interno para cruzarlo. La zona de las numerosas construcciones realizadas en el campus se resalta en rojo.

Construcciones de la universidad resaltadas en rojo

Basados en este mapa, ¿sería lógico pensar que la Universidad podría ser inundada en alguna creciente del río?, o mas bien ¿a alguien le suena exagerada esta afirmación? pues parece que a los constructores les parecío que no. Según archivos y testimonios de los habitantes del sector, era muy común en época de lluvias ver la zona aledaña al río en el Puente del Común, completamente inundada, “eso era normal” pero ahora no lo es y nos parece que no debe ser así.

Las siguientes respuestas se tomaron de la entrevista realizado por El Tiempo al rector de la Institución, Obdulio Velásquez el 26 de Abríl y nos muestran qué actitud estamos teniendo con la naturaleza.

Al preguntarle si a la Universidad le cabe alguna responsabilidad, responde: “Sí, en el siguiente sentido: por estar bajo la cota del río, que no es ser irresponsable ni es pecado, porque hay para todo soluciones.” (1).

Al estar por debajo de la cota del río, osea que se construyó por debajo del nivel promedio del río, es muy fácil que el terreno se inunde creando lo que antiguamente era una llanura de inundación del río, pero ese “hay para todo soluciones” demuestra que la Universidad piensa que con ingeniería y dinero todo se soluciona, ¿será verdad?, ¿los resultados lo han demostrado?, ¿es tán fácil solucionar los problemas sociales, ambientales, ecológicos, hidráulicos, y demás que se generaron al ocupar una zona que no se debió haber ocupado, con la misma facilidad con que lo dice?

Otra respuesta interesante se da cuando se le pregunta si la Universidad se construyó sobre un humedal: “Puedo decir con certeza que, a principios de los años 80, cuando se adquirieron los terrenos, ahí no había un humedal. Si no, que me muestren los mapas del Agustín Codazzi donde aparecen”. (1)

Señor rector, parece ser verdad, en los años 80s cuando se comenzó la construcción de la Universidad no existía un humedal, pues luego de un proceso de potrerización de toda esta zona, la zona de inundación y el humedal de la ribera del río habían desaparecido, como infortunadamente ha ocurrido durante muchos años en toda la ribera del río Bogotá, pero ¿será que al ver las imágenes satelitales  nos queda alguna duda de que la Universidad se construyó en una zona inundable?.

*** Ademdum: La magistrada del Tribunal Superior de Cundinamarca, Nelly Villamizar, cataloga que “La Universidad de la Sabana la construyeron en un humedal, ese era un sitio de descanso del río.” (5). El ministro de Ambiente, Frank Pearl, confirmó que los problemas de inundación que se han presentado en la Universidad de la Sabana, ubicada en el municipio de Chía, Cundinamarca, se dan porque la institución fue construida en una zona de humedal, así esto sea negado por las directivas del claustro.” (6)***

Otra respuesta muy interesante que nos demuestra la gravedad del problema es: “El río sí atraviesa el campus de la institución, que es distinto. La construcción en ese lugar se hizo con permiso de la Corporación Autónoma Regional (CAR) y con la licencia de urbanismo expedida por las autoridades de planeación.” (1)

¿Cómo se permite construir un campus universitario de tan grandes dimensiones sobre un río tan importante y con tantas problemáticas como el Bogotá?, porque aunque el concepto es que el río atraviesa el campus, la realidad es que el campus fue el que se le atravesó al río, o ¿quién estaba primero?

Otro grave problema de la ubicación de la Universidad se muestra a continuación, donde se observan dos antiguos cauces que poseía el río y que se encuentran también dentro de las instalaciones de la Universidad, están resaltados en color azul claro:

Cauces abandonados

La linea más gruesa muestra el antiguo cauce, que al igual que el río, encierra a la Universidad entre aguas. Fijémonos en lo ancho de este cauce, entre 15 y 25 metros aproximadamente, osea que no es un “hilito de agua”, es un cauce con anchura comparable a la del propio río Bogotá.  La siguiente fotografía (2) nos lo muestra:

Cauce abandonado del río
Foto Google Maps, Panoramio: Universidad de La Sabana By unisabana.

Para atravesar este cauce abandonado, la Universidad construyó un puente peatonal para permitir el paso.

La otra linea más delgada de la imagen satelital muestra otro cauce abandonado y que antiguamente fue un meandro del río. Es normal que los ríos a lo largo de su vida usen y también abandonen cauces y meandros, que en caso de subiendas son inundados de nuevo por sus aguas. En este caso, el cauce solo un pequeño rezago y una parte fue ya secada y rellenada (7).

El siguiente mapa que muestra las construcciones que están cerca al río, resaltadas en recuadros rojos, las distancias que se observan y se pueden medir en Google Maps nos muestran una distancia que rodea los 30metros, osea se respetó la ronda de 30m exigida inicialmente (aunque se supone que son 30m a partir del nivel máximo del río).

Construcciones cercanas al rio

Cada cual puede sacar sus conclusiones, las pruebas de lo sencillo y probable de que esos terrenos se inundaran abundan y ahora más,  conociendo la volatilidad de nuestro clima actual.  Es verdad que no se inundó anteriormente, como tampoco lo había hecho el municipio de Chía (en tan grandes magnitudes, porque sí se ha inundado varias veces por las crecientes sobretodo de río Frío), ¿pero será que a la Universidad no le caben algunas responsabilidades?.

Campus de la universidad, rio Bogotá resaltado azul oscuro y cauces azul claro

Como podemos ver en las imagenes: la Universidad se le atravesó al río y no el río a la Universidad.

Pero infortunadamente la actitud de los dirigentes de la Universidad no cambia y parece que no lo hará, o sino, miremos lo siguiente (apartes tomados de la página web de El Tiempo): (3)

“El 10 de marzo, antes del primer gran aguacero de Semana Santa que empezó a inundar la Sabana de Bogotá, el Tribunal de Cundinamarca aceptó el retiro de una millonaria demanda que la Universidad de La Sabana tenía en contra de la Alcaldía de Chía.

A través de la acción legal, la universidad buscaba revocar tres resoluciones de la Alcaldía en las que le notificó que no podía ampliar el campus a 30 metros de la ronda del río. Según La Sabana, esa decisión le estaba causando daños y perjuicios superiores a 152.000 millones de pesos.

La Alcaldía argumentó que, a partir del 2000 -tras la entrada en vigencia de su Plan de Ordenamiento Territorial (POT)- la ronda pasó de 30 metros a 150 metros.

Esto significa que todas las construcciones deben estar a esa distancia del río “por el riesgo de inundaciones y flujos torrenciales existentes en las rondas o zonas de protección del sistema hídrico”.

Y cuando el pleito estaba a punto de definirse, La Sabana desistió, a través de una carta firmada por su rector, Obdulio Velásquez, y por el alcalde de Chía, Orlando Gaitán. “Retiramos la demanda porque llegamos a un acuerdo con las autoridades para la aprobación de nuestra licencia urbanística para el desarrollo del campus”, dijo el rector Velásquez.

Y explicó que en dicha licencia se contempla un límite de construcción a 30 metros del río, tal y como lo contemplan los permisos que han obtenido antes: “Se trata de un derecho adquirido, amparado por la Constitución”, reiteró.

Cuando se le recordó la suerte corrida por los edificios cercanos al río, hoy inundados por segunda vez, dijo que el metraje no es la discusión y que asumen la responsabilidad de lo que pueda pasar. (3)

¿Acaso no es el colmo tomar una actitud tan soberbia al ver lo ocurrido, después de ser inundados dos veces? decir que “el metraje no es la discusión y que asumen la responsabilidad de lo que pueda pasar”, ¿no tenían suficientes señales para cambiar el rumbo?.

Por ultimo el rector responde en la entrevista con El Tiempo: “Y anunció que la universidad liderará un proyecto -con expertos holandeses- que garantice el respeto a la naturaleza, al río y a la seguridad del campus. En todo caso, por las inundaciones, van a replantear la expansión de su sede” (1).

El resultado ya lo estamos viendo. Al no poderse desbordar el río por el sector de la Universidad, el agua tiene que escapar por algún otro lado, como  los terrenos aledaños a la inundación. La Universidad cumplió con su protección y no se inundó en esta temporada de lluvias, y está en su derecho de protegerse, pero los vecinos quedaron en una situación aun más crítica que hace 7 meses.

El Rector Velásquez ha sido homenajeado por el Congreso de la República:

“Es un tributo a un hombre que supo enfrentar la adversidad de la naturaleza y con la cabeza en alto, pidiendo la ayuda divina, logró en tan poco tiempo sacar adelante esa institución demostrando que con liderazgo y perseverancia se puede transformar lo negativo en algo ejemplar. Luchadores como él, necesita Colombia”, resaltó Efraín Cepeda Sarabia, Senador del Congreso de la República. (4)

Mi pregunta es: ¿cual “adversidad de la naturaleza” señor Senador?, ¿no será que somos nosotros los adversarios de la naturaleza?, si usted analiza más a profundidad el tema, se dará cuenta que la naturaleza no es nuestra adversaria, todo lo contrario, es nuestra amiga, pero si seguimos haciendo tantas tonterías, como construir cerca o sobre los ríos y seguimos llamándola nuestra adversaria, el panorama será cada vez más sombrío. Señor Senador, la “ayuda divina” que necesitamos no es para remendar y esconder nuestros errores, sino para corregirlos y tomarlos como lección, parece que seguimos sin aprender.

3. Conclusión.

Esperemos que el interés de la Universidad no sea únicamente el de defender las cuatro paredes que la rodean, esa es la actitud del mal vecino. Ya que ustedes cometieron un grave error al construir tan cerca del río y ahora lo han “solucionado” protegiéndose con poderosos jarillones, cosa que están en su derecho de hacer  pero que han aumentado las inundaciones en los sectores vecinos, ¿no consideran ustedes que como institución educativa que intenta formar los líderes del mañana, deben dar ejemplo y ponerse al frente, o al menos al lado de los procesos que pretenden recuperar nuestra calidad ambiental y que podrían solucionar el problema?. La Reserva Forestal Borde Norte, la recuperación de los humedales Torca Guaymaral (vecinos cercanos), la protección y recuperación de los pocos humedales que quedan en Chía, y la mejora y adecuación del río Bogotá son los proyectos que más nos convienen a todos, y sobre todo a ustedes.

Esperamos verlos en estos procesos siendo parte fundamental de los mismos y haciéndose parte fundamental de los solucionadores de esta gigantesca problemática.

Referencias:

  1. http://m.eltiempo.com/colombia/bogota/inundaciones-en-la-universidad-de-la-sabana/10849784
  2. Foto obtenida de Google Maps, Panoramio: Universidad de La Sabana By unisabana.
  3. http://m.eltiempo.com/colombia/cundinamarca/arreglo-de-universidad-de-la-sabana-en-cha/9433724
  4. http://www.unisabana.edu.co/la-sabana/noticias-y-eventos/inicio/noticia/articulo/congreso-de-la-republica-condecoro-al-rector/
  5. http://www.cmi.com.co/?n=73435
  6. http://www.rcnradio.com/node/126343
  7. Basado en la exposición realizada por el Ing. Msc. Rafael Ortiz “Inundaciones: ¿invertir un peso en prevención o dos en atención?” durante el evento “Lecciones y Retos de las Recientes Inundaciones en Colombia”  organizado por el Grupo de Investigación GIREH en la 3ra Semana del Agua, Universidad Nacional, 12 de Mayo de 2011. http://www.ing.unal.edu.co/gireh/

Autor: Daniel Bernal, daniel@humedalesbogota.com, twitter: @danielbernalb

Daniel Bernal

Ciencia ciudadana y #CalidadDelAire @aireciudadano, @SapiensCol, @humedalesbogota, @ReservaVDHammen, @REtroCDs; activismo ambiental; Yoga Veg; Ing electrónico.

Deja una respuesta

30 comentarios sobre “¿Por qué “nos inundan” los ríos? El caso de la Universidad de la Sabana

  • el diciembre 13, 2011 a las 3:08 pm
    Permalink

    Si el sr rector estuvo de acuerdo con asumir las responsabilidades de construir dentro de la zona del río su universidad incluyendo los jarillones que han creado problemas a todos sus vecinos, sería lógico entonces que la USabana se haga responsable de los daños por inundaciones que le ha trasladado a sus vecinos.

    Respuesta
  • el diciembre 13, 2011 a las 8:59 pm
    Permalink

    Lo más grave es la forma en que la gente de la Universidad ve el problema, hacen lo que quieren con el río, y siguen creyendo que tienen el poder de seguir modificándolo ¿en qué estamos? ¡están modificando NUESTRO río, NUESTRA naturaleza! ¿qué está pasando con la gente, de dónde sacaron el poder para hacerlo?

    Respuesta
  • el diciembre 16, 2011 a las 11:35 am
    Permalink

    siguen ?? no es como hora que dejen de farandulear con la inundación de la Universidad De La Sabana ? hay necesidad de repetir la explicación ? Señor Daniel Bernal deberia sacar tiempo para hacer lo mismo con cada rio de este pais que esta desbordado, y mencione cada alcalde y cada pueblo “culpable” de estar inundados, pero jamas vaya a culpar a las entidades que se crearon y fueron encargadas para solucionar situaciones como estas y que no sirven para nada. No es adversidad de la naturaleza? seguramente la gente que hoy tiene que dormir con su casa inundada tambien es culpable …. y finalmente ante la soberbia que menciona del Doctor Obdulio Velasquez Posada, no cree usted que es mas una cuestión de carácter? que diferente seria nuestro país si las personas asumieran realmente las consecuencias de sus actos y aun mas tuvieran el valor de reconocerlos, y hacer todo para cambiar en bien de su comunidad. Existen mil razones más !

    Respuesta
    • el diciembre 16, 2011 a las 4:36 pm
      Permalink

      ¿Qué explicaciones hay qué repetir? ¿Cómo se justifica lo injustificable? ¿Cómo las directivas de la Universidad ponen en riego a los habitantes del entorno de la Universidad como hace 30 años pusieron en riesgo la vida de la comunidad académica al construir en los MEANDROS del río Bogotá? Más bien ante su escaza comprensión bien valdría releer el artículo para darse cuenta que no emite juicios de responsabilidad directa, más bien motiva a reflexionar y evitar seguir cometiendo errores. Respecto a su ingenua propuesta de hacer un trabajo similar en todos los casos de inundaciones. Bien podría asumir usted esa tarea, de seguro aprenderá mucho, evitará hacer comentarios llenos de impresiones, y de pronto, aprenda un poco de respeto y humildad en el proceso.

      Respuesta
    • el diciembre 19, 2011 a las 1:48 pm
      Permalink

      Señor o Señora “Ale” sin nombre propio, gente fanática hay por toda parte, que ven la crítica para construir como el enemigo a evitar. Por toda la red veo una legión de fanáticos de la Universidad que escriben en cada blog o artículo y la defienden a capa y espada sin aceptar responsabilidad o error alguno, como también otra serie de fanáticos que quieren verla debajo del agua en cada época de lluvias. Al ver esto decidí hacer una investigación propia y dar luces en algo al respecto, desde una investigación sencilla pero seria, y no veo que sea “la repetición” de lo demás, o hágame el favor de mostrarme en donde está que eso fue precisamente lo que busque durante más de 3 meses en la red y en varias fuentes.
      El uso del termino “farandulear” me parece algo desenfocado, pues lo que se usó fueron mapas y artículos de la red serios con fuentes que puede verificar, pero no hay problema, aquí se publica lo que piensan nuestros lectores y no eliminamos comentarios como el suyo, pues estamos dispuestos a la crítica ojala constructiva que nos envíen, aquí respondo con nombre propio y de manera franca.
      Repito nuevamente, este articulo lo que pretende demostrar es nuestra actitud arrogante y torpe contra la naturaleza y sus terribles consecuencias y en mi opinión eso es lo que veo en la actitud que la Universidad de la Sabana ha tomado con este problema.
      Culpables somos todos y me incluyo, por nuestra actitud hacia la naturaleza, pero al menos estoy tratando de colaborar en algo a la defensa de nuestro patrimonio natural.
      Usted puede seguir pensando que es “adversidad del naturaleza” no hay problema, pero cuando todos tengamos el agua al cuello espero que entendamos que los adversarios de la naturaleza hemos sido nosotros. Y respecto al Doctor Velasquez, me parece que como todo rector de una universidad de este alto nivel, es una persona respetable y ha defendido bien a la Universidad, pero todavía no he visto que acepte las verdaderas consecuencias de haber construido al Universidad sobre el río y su zona inundable, o sera que la la magistrada Nelly Villamizar y el Ministro de Ambiente, Frank Pearl, que han confirmado que se construyó sobre un humedal así la universidad lo niegue, ¿también están equivocados?, ¿será que estamos todos en contra de la Universidad?, ¿o será que ustedes no quieren ver lo evidente?

      Respuesta
      • el enero 27, 2013 a las 9:19 pm
        Permalink

        Sin lugar a dudas Daniel tienen la razon, esta buscando que todos defendamos la naturaleza, es decir al Rio Bogota y que la Universidad debiera ser la primera en ponerse al frente en su defensa y guiar a sus estudiantes a hacerlo tambien. El congresista tambien debiera aprender pero sabemos que es a especie es mas dificil de tratar aunque se puede y si es necesario hay que sacarlo de la curul al igual al alcalde de Chia que se amangualo con el Rector.Tengo un sobrino Ingeniero Forestal que me ha ensenado esto de los humedales de Bogota aunque no vivo alli y he podido leer este espacio hermoso. Me motiva y enorgullece que gente joven, profesional y sencilla este trabajando en la defensa de la naturaleza. Adelante con su trabajo. Un abrazo.

        Respuesta
        • el febrero 6, 2013 a las 11:20 am
          Permalink

          Gracias Fernando, invitado a todas nuestras actividades. La unión hace la fuerza.

          Respuesta
  • el diciembre 16, 2011 a las 1:28 pm
    Permalink

    aclara que no quiere emitir juicios, pero cuestiona y usa calificativos, cual es la cosa? nos inundamos y pasamos por una situación difícil, pero gracias al carácter, la decisión y la valentía de una persona como nuestro rector hoy funcionamos como lo que siempre hemos sido, ES UNA MUESTRA DE LO QUE SE DEBE HACER !

    Respuesta
    • el diciembre 16, 2011 a las 4:42 pm
      Permalink

      ¿Nuestro rector? Muy en entre dicho quedó ya, la planeación, la responsabilidad y la ética de la Universidad. Ahora usted afecta negativamente la imagen de los profesionales que allí se forman. Rechaza un análisis crítico porque lo considera una afrenta personal, eso es verdaderamente carecer de objetividad. Por demás, su redacción, capacidad de análisis, estructura argumentativa y falta de respeto dejan mucho que desear.

      Respuesta
    • el diciembre 19, 2011 a las 1:59 pm
      Permalink

      Nuevamente señor o señora Ale, el articulo dice “no pretende emitir juicios de valor destructivos” y no “emitir juicios”, no corte por favor el enunciado pues se puede prestar para malos entendidos. Si a usted le parece que estos juicios son destructivos, es su opinión y la respeto pero no la comparto en lo más mínimo. Me alegra mucho que la Universidad haya salido adelante de esta situación y demuestra el empuje característico de nuestra gente, pero en mi opinión lo que también se debe hacer es reconocer los errores, recapacitar sobre lo ocurrido y sobre todo ayudar en el proceso de recuperación de todos los sistemas afectados siendo parte fundamental de los solucionadores de esta gigantesca problemática y eso no se ha visto.

      Respuesta
  • el diciembre 19, 2011 a las 1:54 pm
    Permalink

    Como diría de forma ligera e inconveniente Juan Manuel Santos: La culpa es de la Maldita Niña

    Respuesta
    • el diciembre 19, 2011 a las 2:12 pm
      Permalink

      Otra terrible muestra de nuestra actitud con la naturaleza, la catalogamos de enemiga o adversaria pero lo de “maldita niña” fue demasiado y mas si lo hace nuestro gobernante mayor, muy triste, que terrible declaración. ¿Acaso somos pocos los que aceptamos nuestra culpa?, ¿acaso somos tan ciegos?, por favor reflexionemos y cambiemos la actitud, sobre todo usted señor Presidente que es nuestro representante mayor.

      Respuesta
  • el diciembre 19, 2011 a las 2:06 pm
    Permalink

    El modelo de desarrollo urbano de la sabana es sumamente inconveniente, empezando por Bogotá; en lugar de pequeños centros poblados autónomos interconectados por vía lagunar, vía ferrea eléctica y vía terrestre dentro de un sistema de transporte masivo integrado público a bajo costo, tal y como se pensó por expertos ondependientes hace más de 60 años, se tiene lo que se tiene: una gran ciudad colapsada que debora lo que le sirve y fagocita lo que no, donde su crecimiento, al igual que el de la sabana, se ha dado por la dinámica ciega de los especuladores de tierra, y no por el beneficio de sus ciudadanos. Como parte del crecimiento urbano en la sabana se han dado ocupaciones inconvenientes en cuerpos de agua reguladores de inundaciones y sequías, obstrucción de rutas de evacuación y movimiento de aguas superficiales y subterráneas, pavimentación de una de las tierras más fértiles del país por cuenta de enclaves industriales que generan rédito privado a costa de lo público, detrimento patrimonial natural, exterminio de ecosistemas, asesinato… y de paso, afectaciones a la población. Es lo que resulta de aplicar modelos de desarrollo cerrados, inmediatistas y equivocados, y de paso, como parte de ser uno de los paises paganos del cambio climático, gracias a los grandes consumos y desperdicios producidos por el gran capital financiero y especulativo en otras latitudes y respondiendo a intereses plutocráticos de pequeños círculos de privilegiados.

    Respuesta
  • el diciembre 20, 2011 a las 10:53 pm
    Permalink

    Le recomiendo a “Ale”, quien imagino es una mujer bogotana llamada Alejandra (se me vienen a la mente otras abreviaturas como “Mari”, “Cami”, “Vale”, “Clau”, “Mariaca”, etc.), que lea un poquito mas sobre la dinámica de ríos.

    No dudo que los rectores de la mencionada Universidad deben haber sido excelentes administradores, con grandes méritos y destrezas en los asuntos referentes a las leyes y las contrataciones. Sin embargo, si desde un principio hubieran tenido en cuenta varios aspectos técnicos por fuera de su profesión, tales como la dinámica de los sistemas de ríos, posiblemente hubieran adoptado unas medidas de planeación mucho mejores.

    La afirmación del Sr. Velazquez que simplemente se trata de “…porque hay para todo soluciones” deja ver no solamente una actitud arrogante hacia la naturaleza, también una falta de conocimientos* en asuntos que si bien están por fuera de su disciplina y su oficio, son relevantes al problema administrativo que estaba enfrentando. Como nos señala el autor de este texto, el señor Velazquez es ingenuo (y de nuevo, arrogante) al creer que todo es asunto de ingeniería y dinero.

    Imaginemos un escenario alternativo en el cual el Sr Velazquez simplemente se hubiera enterado de que los meandros de los rios dejan cauces muertos y cambian de rumbo con las inundaciones (algo que se puede encontrar en muchos libros de texto o hasta en la internet). ¿No habria tomado mejores decisiones?

    Un problema que tenemos los colombianos es que vivimos confiando en “pedir la ayuda divina”, en lugar detenernos para leer un poco e informarnos.

    *O probablemente falta de atención en los conceptos de los asesores.

    Respuesta
  • el diciembre 23, 2011 a las 7:59 am
    Permalink

    el trabajo del señor Bernal aclara para cualquier lector y en una forma sencilla el problema con el río Bogotá en la U. de la sabana. No veo el farandulear por ninguna lado. “Ale” asumo, es alguien de la U.sabana o familiar de algun funcionario de este claustro, esta bien la defensa, pero ocultar este problema y mas con el poder económico de una institución como esta que ha invertido miles de millones en esta construcción, no es fácil aceptar un error, así como ha manifestado el señor rector. para nada pobreteo a esta institución porque generalmente se valen de maniobras y artimañas con los gobernantes para hacer lo que se les da la gana, si se inundan asuman el riesgo y con demandas al municipio de chía quieren tapar lo que estan haciendo con la naturaleza.

    Respuesta
  • el enero 8, 2012 a las 1:00 am
    Permalink

    La universidad está totalmente tecnologizada y ahora con el nuevo proyecto Ilias vino un hombre a hacer una introducción.

    Respuesta
  • el febrero 6, 2012 a las 8:46 am
    Permalink

    ME pareció muy chevere todo sobre el medio ambinte y todo lo demas k se encuentra en esta pajina web

    Respuesta
  • el febrero 8, 2012 a las 8:15 pm
    Permalink

    LA GENTE TIENE LA CULPA DE QUE LOS RIOS NOS INUNDEN POR QUE NO COMPRAN SITOS DONDE ESTEN LEJOS DE LOS HUMEDALES, COMO LA UNIVERSIDAD SABANA QUE QUEDO INUNDADA POR QUE EL QUE COMPRO ESE TERENO CREIA QUE DANDOLE LE ESPASIO ALOS RIOS ELLOS NUCA IVAN ALLEGAR A INUNDARNOS PERO COMO CONTRUYERON ESA UNIVERSIDAD COMO EN UNA S EL RIO LES ACORALO Y LA UNIVERSIDAD SE INUNDO POR COMPLETO QUEDO A 4 METROS DEL PISO. ESTOS CASOS SE DA CUANDO NO SAVEMOS ESCOJER EL SITO DONDE COMPRAMOS TERRENOS PARA COMSTRUIR NUESTAS CASAS

    Respuesta
  • el febrero 8, 2012 a las 8:21 pm
    Permalink

    MEGUTO MUCHIMO

    Respuesta
  • el noviembre 11, 2012 a las 6:55 pm
    Permalink

    Cuando se cosntruyó se legalizó la invasión al humedal en los años 80

    Respuesta
  • el noviembre 11, 2012 a las 6:55 pm
    Permalink

    Cuando se cosntruyó TELETON se legalizó la invasión al humedal en los años 80

    Respuesta
  • el mayo 2, 2013 a las 7:44 pm
    Permalink

    saben algo no tienen la informasion que quiero ,pero tiene mucha informasionde de por que nos inundan los rios encaso como la unibersidad de la sabana.

    Respuesta
  • el septiembre 9, 2013 a las 7:00 pm
    Permalink

    Mira que yo tamvienpensaba de us calvo hijo de Dios el demonio opera en todo eso :/

    Respuesta
  • el octubre 4, 2014 a las 7:20 pm
    Permalink

    Hola Daniel, cordial saludo. Excelente página, te felicito, haz escrito una gran verdad y creo que ante la gran pérdida de predios ambientales producida por la acción del hombre, y que es más evidente en Bogotá con la presencia en los cerros orientales de construcciones, cárcavas y socavones correspondientes a receberas, vegetación exótica explotables económicamente en reemplazo de la vegetación nativa, y los humedales convertidos en grandes urbanizaciones, los cuerpos de agua contaminados y en general el ecosistema afectado ecológicamente, creo y te recomiendo que este excelente artículo lo conozcan:

    • Las Entidades del Estado y sus funcionarios que actuaron en forma negligente e irresponsable en el cumplimiento de sus funciones con el medio ambiente, al permitir que los predios ambientales perdieran el valor ecológico y ambiental y pasaran a ser predios contaminados o predios convertidos a otro uso.

    • Las Entidades del Estado, que por falta de planeación y conocimiento ambiental, en el desarrollo de las obras civiles afectaron predios ambientales, contribuyendo así con la desaparición de mucho de ellos.

    • A los empresarios, que con el desarrollo de sus actividades contaminaron los predios ambientales sin pagar el daño causado, no solamente al ecosistema sino a la comunidad y en general a los seres humanos.

    • Los urbanizadores y propietarios de predios ambientales, que ilegalmente y con el propósito de explotarlos económicamente los convirtieron a otro uso, sin tener en cuenta el daño causado a los ecosistemas y al medio ambiente y que el ambiente es patrimonio de la comunidad.

    • Finalmente a los legisladores por su incapacidad para legislar sobre el medio ambiente, donde las normas son demasiado laxas y tolerantes con la contaminación y/o destrucción de los ecosistemas y su falta de interés para crear normas que castiguen a los contaminadores y depredadores de los ecosistemas y del medio ambiente y les hagan pagar penal, civil y pecuniariamente el daño causado.

    Respuesta
    • el octubre 13, 2014 a las 9:07 pm
      Permalink

      Gracias Amira por tu comentario. El artículo fue una investigación ciudadana informal para que tod@s podamos entenderla y digerirla fácilmente.
      Tu recomendación es muy bien recibida y espero que lo conozcan las entidades que mencionas.

      Respuesta
  • el octubre 8, 2014 a las 7:07 pm
    Permalink

    buenas noches mi nombre es Mariana Hernandez Hernandez del grado 201 jornada tarde.
    Yo opino que los culpables son los de la universidad por las inundaciones que se presentaron y que ellos tienen la obligación de solucionar el problema. y que las personas deberían comprar en otros sitios que no queden a los alrededores de los humedales.
    !Gracias¡

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: