¿Malecón del río Bogotá o elefante blanco?.

Render Peñalosa - Río DanubioRender de Malecón del Río Bogotá, tomado de la campaña de Enrique Peñalosa. Inundaciones del río Danubio en la ciudad de Melk, Austria, foto Robert W.

Por la misma época en que Enrique Peñalosa proponía un malecón en el Río Bogotá al mejor estilo de las ciudades europeas, rodeado edificios de oficinas, cafés y viviendas, el río Danubio alcanzó un nivel histórico que inundó Europa central a su paso, mostrando que la aparente armonía entre el ser humano y una naturaleza moldeada a su antojo, es una mera ilusión.

Tiempo después, cuando Peñalosa oficializó su candidatura a la Alcaldía difundió un vídeo con el prometedor malecón, una proyección de una moderna ciudad sobre un río recuperado. El montaje fue tan improvisado y absurdo que rellenó con torres el área ocupada por el Humedal Jaboque, mostrando el pobre conocimiento de la ciudad y de sus realidades ambientales y normativas.

Render PeñalosaProyección del malecón del Río Bogotá, el humedal Jaboque a la derecha es remplazado por una cancha de fútbol, los juncales, el humedal Florida y zonas inundables a la izquierda son sustituidos por edificios.

Durante la posesión, el alcalde Peñalosa habló de su proyecto enfatizando la necesidad de aumentar el caudal del río, hacerlo navegable y crear un corredor ambiental. Lo que no contó es que la Corporación Autónoma Regional ejecuta actualmente un proyecto billonario para sanear, ampliar y reforestar el río Bogotá.

La recuperación del río se financia con recursos de la Ciudad provenientes del impuesto predial y con un préstamo del Banco Mundial por 250 millones de dólares. Esta Entidad vigila además la ejecución y mitigación de los impactos ambientales y sociales.

La recuperación implicó la compra de predios para ampliar la capacidad hidráulica del río, la gestión social y la creación de un corredor verde, que incluye tanto parques de recreación activa y dotación cultural como zonas de reserva para protección de la fauna. En los cerca de 70 kilómetros de intervención han sido sembrados más de 50.000 árboles.

Arboles sembrados a orillas del río BogotáÁrboles nativos sembrados en la ronda del río, son cubiertos con una especie de manta para protegerlos de los fuertes vientos.

Para la realización del proyecto fue necesario contar con la investigación y apoyo de la Asociación Bogotana de Ornitología. Los ornitólogos determinaron qué áreas debían protegerse o recuperarse para la conservación de aves endémicas en peligro crítico de extinción. Esta situación contrasta con las conflictivas y poco serias intervenciones de la primera alcaldía de Peñalosa realizadas en ríos y humedales.

Por lo que se plantea, el proyecto de Peñalosa no respetará los meandros (curvas pronunciadas en el curso del río) ni la vital conexión del río Bogotá con sus humedales y áreas de inundación. Tanto los meandros como humedales no solamente son refugios de fauna, además son vitales en la verdadera recuperación del río, pues actúan como filtros biológicos.

Los meandros del Río Bogotá forman humedales que dan refugios a especies en peligro de extinción como la Tingua Bogotana (Rallus semiplumbeus).

Entonces ¿Qué es lo revolucionario de la propuesta de Peñalosa si un proyecto serio y responsable se ejecuta actualmente?

Por qué la CAR habría de modificar un proyecto juicioso y retroceder en la recuperación del río para avalar y darle licencia ambiental a lo que más parece ser un elefante blanco de una Alcaldía cuyo discurso prometió recuperar la Ciudad, pero que en el tema ambiental plantea graves retrocesos.

¿Es posible proponer un proyecto tan ambicioso como el malecón del río Bogotá subestimando la naturaleza, con un pobre conocimiento de la ciudad y desconociendo los proyectos que actualmente se ejecutan? ¿O es que el interés es sólo garantizar la urbanización de los bordes del río? Al respecto publica el Periódico El Tiempo:

“Este proyecto se financia solo, porque vamos a volver valiosas las tierras alrededor del río”, señaló Peñalosa. Para ello, el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que debe aprobar el Concejo de Bogotá tendrá que permitir la urbanización en el occidente.

Para que ésta no sea una oportunidad perdida o un nuevo desastre ambiental, el Alcalde de Bogotá debe dejar sus pasiones y concertar, dejarse asesorar y dejar de ver la naturaleza como una bestia a domar.

Autor: Javier Leonardo Ramirez, twitter: @JaLeoRC

jleocar

Ingeniero de Sistemas. Apasionado por temas ambientales y urbanos. Fundador del grupo Re-Korridos: https://www.facebook.com/rekorridos

Deja una respuesta

3 comentarios sobre “¿Malecón del río Bogotá o elefante blanco?.

  • el junio 9, 2016 a las 10:47 pm
    Permalink

    Por favor, debemos detener un proyecto del Plan de deasrrollo que consiste en prolongar la Av Villavicencio a Mosquera tomando terrenos que son de la ronda del Rio Bogotá de manera longitudinal cerca del predio Gibraltar, he mandado oficios y sugerencias que la ronda del rio está prohibida la construcción de todo tipo incluida el trazado de la Villavicencio, por favor pido colaboración para detener esta obra que lo que pretende es crear Ciudad Mosquera.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: